Informe AgroIdeas: Coronavirus y el impacto en la Carne

El comienzo del año 2020 marca un ritmo vertiginoso y no da descanso a los empresarios de todo el mundo. El informe de Agroideas analiza la situación actual del mercado de carnes.

La aparición del Coronavirus es otro ¨Cisne Negro¨ que afecta a toda la economía mundial, con un impacto global que está en pleno desarrollo y todavía lejos de saberse cuál será su punto final. Por lo pronto, produjo un fortísimo impacto en los mercados financieros y provocará como mínimo una recesión de un trimestre en la economía mundial. En esta realidad el sector sigue trabajando con bajas importantes en el precio de las materias primas: petróleo, soja, metales, etc. La propagación del coronavirus sacudió los mercados golpeando de lleno la actividad económica, primero en China, luego en Europa, y amenaza con extenderse a Estados Unidos.

Esto está provocando problemas de demanda por un colapso en el turismo internacional, el transporte, los viajes empresariales, etc. Asimismo, afectará el comercio internacional, con una disminución en la producción y el comercio internacional en aquellos países donde parte importante de la población está en cuarentena, lo que repercutirá indefectiblemente en las exportaciones de nuestro país. El escenario de menor saldo de divisas comerciales sumado al cierre de fronteras que también afectará el flujo de turismo receptivo afectará el corazón del programa económico que es tener un superávit comercial para hacer frente a sus compromisos financieros para renegociar la deuda con los bonistas.

En este marco las exportaciones de carne vacuna en el primer mes del año siguieron su curso, disminuyendo sus volúmenes y precios con respecto a los últimos meses del año 2019, pero siendo superiores al mes de enero del año pasado. Durante el mes de enero se exportaron 61.522 toneladas equivalente res que representan un 31% menos que con respecto a diciembre de 2019, pero un 22% superior a enero de 2019. Por otra parte, estamos llegando a la época del año donde la oferta proveniente de feedlot empieza a disminuir como consecuencia de los menores encierres ocurridos en los últimos meses del año pasado, con la consiguiente firmeza en los valores del ganado en pie en sus diferentes categorías, siendo la vaca la de menor suba. Para los criadores los valores se están recomponiendo, fundamentalmente los terneros, siendo los vientres los más retrasados. El clima por su parte hace lo suyo complicando la situación de la producción, con una sequía incipiente que se comienza a cortar en algunas zonas en los primeros días de marzo.

La faena de vacunos en el mes de febrero alcanzó 1.021.785 cabezas bovinas un 4% superior a un año atrás. De esta manera continua el incremento en los envíos a faena. Tal como mencionamos en nuestro informe anterior, el mes de febrero no fue la excepción en donde desde julio del año pasado, todos los meses vienen registrándose los niveles de faena más altos de los últimos 10 años. Esto nos hace prever altos volúmenes de faena y producción para el corriente año que indefectiblemente impactarán en la formación de los precios.

Por otra parte, el porcentaje de hembras en faena se estabilizó en un 47 %, guarismo que habla más de estabilidad o muy leve retroceso en el stock. Ese proceso de preocupación con altos volúmenes de hembras en faena dado en meses del 2019 parece superado, pero lejos estamos de un período de recomposición del rodeo por el momento. Precios El precio de la hacienda en pie para faena durante febrero se incrementó un 6.1%, observándose similar panorama de firmeza los primeros días de marzo. En los últimos 5 meses el aumento promedio de la hacienda gorda fue del 38 %, tal cual lo pronosticado en nuestro informe de noviembre del año pasado. Vale mencionar aquí, que esta suba de precios ha sido gradual y escalonada a lo largo de los meses evitando tener las repercusiones mediáticas que caracterizan a las fuertes subas del precio de la carne. Las categorías destinadas al consumo interno fueron las que incrementaron mayor valor, con picos que superaron los 100 pesos el kilo vivo. Esto es debido, no a un mayor poder adquisitivo del consumo interno, sino a la menor oferta de animales provenientes de feedlot en el segundo semestre del año pasado.

En lo que respecta a las diferentes categorías de vacas – especiales, manufactura y conserva – presentan precios similares que, en noviembre de 2019. Esto se debe básicamente a la retracción de las exportaciones a China y la caída de precios de este mercado (explicado en el informe del mes pasado).

Fuemnte: AgroIdeas

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.