Informe INTA Marcos Juárez: Efectos de Heladas tardías en Trigo

Heladas con registro de temperatura inferiores a ese umbral con trigos transcurriendo el período crítico hasta antesis puede ocasionar daños importantes por perdida de tallos que comienzan con el tallo principal. Los efectos sobre el rendimiento dependerán no sólo de la capacidad de compensación del cultivo, sino también de la posibilidad de recuperación que permite el ambiente de producción. La capacidad de compensación del cultivo está en función de los órganos afectados y por lo tanto del momento de ocurrencia.

El cultivo de trigo en general tiene buena adaptación a las bajas temperaturas durante gran parte de su ciclo, pero hay circunstancias en que los cambios bruscos de temperatura pueden afectar distintas partes de la planta  en activo crecimiento. El daño que puede producir las bajas temperaturas extremas en trigo depende no sólo de la magnitud de la helada sino también del estado fenológico  del cultivo en momento en que ocurre.  La  previa exposición a bajas temperaturas antes de la ocurrencia de una helada y por supuesto el  tiempo de exposición a las temperaturas extremas también puede modificar el efecto sobre el cultivo. Otro factor que  incide es la humedad relativa del ambiente y el contenido de agua en el suelo en el momento de ocurrencia de la helada, dos factores relacionados directamente con el estado hídrico del cultivo.

Durante el período vegetativo o reproductivo temprano el daño visible va desde una leve clorosis o pérdida de turgencia acompañada por marchitamiento de hojas completas o solamente en las puntas, hasta alcanzar importantes daños en el área foliar con pérdida de tallos durante el encañado, esterilidad de flores y de espigas completas cuando la helada ocurre cerca de la floración. Durante el encañado comienza un período de sensibilidad creciente que tiene el máximo de susceptibilidad alrededor de floración o antésis con un umbral de -1 ºC con una exposición de 2 horas. En este momento, el efecto de una helada de este tipo se da por la reducción de viabilidad del polen que origina esterilidad de las flores afectadas, y que ocurre aún con temperaturas sobre cero (Shroyer et al., 1995).

Heladas con registro de temperatura inferiores a ese umbral con trigos transcurriendo el período crítico hasta antesis puede ocasionar daños importantes por perdida de tallos que comienzan con el tallo principal.  Los efectos sobre el rendimiento dependerán no sólo de la capacidad de compensación del cultivo, sino también de la posibilidad de recuperación que permite el ambiente de producción. La capacidad de compensación del cultivo está en función de los órganos afectados y por lo tanto del momento de ocurrencia. Pero la posibilidad de alcanzar esa recuperación dependerá de las condiciones de humedad, temperatura y disponibilidad de nutrientes posterior al momento del daño. Los daños ocurridos alrededor de la floración afectan en forma significativa el número de tallos fértiles que difícilmente puedan ser compensados (Fraschina et al., 2002).

Fuente: INTA Marcos Juarez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.