Monsanto mejora su condición de pago para soja Intacta.

Las autoridades de la filial argentina de Monsanto anunciaron que reducirán a un valor de 9,60 u$s/tonelada el canon aplicado a la soja de propia multiplicación que contenga el gen RR2 PRO (“Intacta”)

037

Se trata de una suerte de “retención privada” del orden del 4% considerando los precios FAS actuales de la soja con entrega en las terminales de la zona de influencia de Rosario.

La empresa informó que “extiende las condiciones de prepago de la tecnología Intacta durante la cosecha, para que todos los productores que deseen pagar la tecnología cuenten con una condición comercial ventajosa, como ya lo hicieron aquellos productores que representan más del 55-60 por ciento de las hectáreas que están sembradas con Intacta a la fecha. Los productores podrán acceder a comprar sus toneladas en forma anticipada a un precio de 9,60 dólares por tonelada”.

Esto implica, en la práctica, una flexibilización de las condiciones de cobro. Hasta ahora, los productores que sembraban y vendían soja Intacta, se les imponía un descuento de 15 dólares por tonelada cuando tal situación se corroboraba en puerto y el productor no había cancelado el canon por anticipado.

010

El canon vigente antes del anuncio era de 13,0 u$s/tonelada para la entrega de soja Intacta declarada y de 15,0 u$s/tonelada para las partidas no declaradas en las que se detecte el gen RR2 PRO.

“De esta manera, Monsanto sigue brindando alternativas al productor para pagar la tecnología de manera simple y amigable, y a un precio conveniente”, indicó la compañía por medio de un comunicado.

Dos semanas atrás el ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile anunció que el gobierno daría de baja el sistema de cobro compulsivo instrumentado de facto por Monsanto para reemplazarlo por un control efectivo del Inase. Pero esa promesa aún no se concretó.

“El gobierno redujo las retenciones de soja en 5% y Monsanto quiere retener el 4,3% a los que tengan Intacta, sin acuerdo de partes”, dijo Ernesto Ambrosetti, economista en jefe de la Sociedad Rural (SRA), en su cuenta personal de Twitter.

Los lobbistas de la filial argentina de Monsanto implementaron una serie de maniobras a través de las cuales hicieron imposible que los productores puedan vender soja 2015/16 si no aceptan incorporar la “cláusula Monsanto” en los contratos de compraventa y canjes de soja (la cual habilita el cobro automático de regalías en caso de detectar eventos biotecnológicos patentados no declarados por el productor).

La contracara del sistema de cobro compulsivo es la incorporación generalizada del evento RR2 PRO en la mayor parte de los nuevos germoplasmas de soja ofrecidos actualmente en el mercado.

En ese sentido, se requiere una investigación urgente por parte de las autoridades de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia para determinar si existe oferta suficiente de cultivares de soja que no tengan incorporado el gen Intacta, porque, de lo contrario, podría darse una situación de “abuso de posición dominante” al coartar la posibilidad de libre elección por parte de los empresarios agrícolas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.