BCCBA: Informe de Mercados Agrícolas sin sorpresas para Soja

Con la cosecha de soja sudamericana finalizada y la de maíz entrando en su tramo final, el mercado se enfoca en el hemisferio norte, principalmente Estados Unidos.

La Bolsa de Cereales de Córdoba brindó un informe vinculado a Mercados Agrícolas, según estudio elaborado por el USDA. En el se detalla que, si bien el maíz sufrió un fuerte recorte en la producción como consecuencia de un ajuste en el área sembrada, es el tercer mayor valor en la historia. De esta manera, para observar nuevos impactos en los precios, la evolución del clima durante las próximas semanas tendrá una gran importancia. Por el momento, pronóstico de elevadas temperaturas y precipitaciones dentro de parámetros normales para el próximo mes enciende la señal de alerta tanto para la soja como para el maíz.

SOJA

El último reporte del USDA no generó grandes sorpresas para la soja. Respecto a la campaña norteamericana, mantuvo el área y aumentó levemente los rendimientos, resultando en una producción de 112,5 millones de toneladas. A pesar de un incremento en la molienda, los stocks finales para la nueva campaña se ubicarían en 11,6 millones de toneladas, 800.000 toneladas por encima del mes anterior.

En relación con los pronósticos meteorológicos para el próximo mes, se observa una probabilidad de temperaturas por encima de lo normal que podrían afectar al cultivo en conjunto con precipitaciones dentro de rangos normales para las zonas productoras.
De esta manera, si los pronósticos se cumplen podría haber complicaciones para los cultivos de soja y maíz mientras atraviesan su período crítico.

A la fecha, el 68% de la soja se encuentra en estado bueno/excelente, contra el 71% de la semana previa. Respecto al estado fenológico, el 48% se encuentra en floración cuando el promedio para esta época es del 40%.
En Chicago, los fondos especulativos han incrementado sus posiciones compradas mientras que las posiciones vendidas son las más bajas desde junio de 2016. De esta manera, la posición de los fondos continúa siendo comprada, demostrando la expectativa acerca de un escenario alcista para la oleaginosa.

El precio de la soja en el mercado de Chicago registró una suba de USD 10 en la última semana acompañando las subas del maíz principalmente por una mayor demanda de la oleaginosa a nivel mundial.

A nivel global, la producción de la oleaginosa se proyecta en 362,5 millones de toneladas, 400.000 toneladas menos que en el reporte del mes de junio. Por el lado la demanda, el consumo es nuevamente incrementado y se ubica en un récord de 363,6 millones de toneladas, lo cual se traduce en una caída en las existencias finales, al menor valor de las últimas cinco campañas.

En el mercado local, las compras de la industria y los exportadores alcanzaron los 26,3 millones de toneladas, por debajo del promedio de las últimas cinco campañas, mientras que, en términos de producción, se ha vendido poco más de la mitad de la cosecha. A la fecha, las compras de los industriales alcanzan los 19 millones de toneladas, 400.000 toneladas por encima del promedio, y las de los exportadores se ubican en 7 millones de toneladas. Luego de un arranque fuerte, la comercialización se ha
ralentizado, principalmente debido a los bajos precios de la oleaginosa que desincentivan su venta.

MAÍZ

El último reporte del USDA generó gran sorpresa en los mercados ya que recortó fuertemente el área sembrada en Estados Unidos,
pasando de 36,3 millones de hectáreas en junio a 34 millones de hectáreas en julio. De esta manera, con un rendimiento prácticamente estable, la proyección de producción fue reducida en poco más de 25 millones de toneladas.

Al igual que en el caso de la oleaginosa, los pronósticos de altas temperaturas generan preocupación en las zonas productoras, ya
que podrían ocasionar una caída en los rendimientos. Por el momento, a la fecha el 69% del maíz se encuentra en estado bueno/excelente contra el 71% de la semana previa. En relación con la fenología, el 29% se encuentra atravesando el período de floración, mientras que el promedio para esta época del año es del 32%.

A pesar de la caída en la producción, sería la tercera cosecha más grande en su historia. El consumo forrajero y el consumo total
fueron recortados, aunque en una menor cuantía de lo que caería la cosecha por lo que la relación stock/consumo caería respecto
al mes anterior. Sin embargo, sigue siendo récord para la campaña 2020/2021.

Los fondos especulativos en el mercado de Chicago recortaron su posición vendida con motivo del recorte en la producción estadounidense. Si la evolución del cultivo en las próximas semanas difiere de lo esperado, es probable que continúen recortando posiciones, brindando oportunidades a nuevas subas en el precio del cereal.

En Chicago, luego de la publicación del reporte del USDA que recortó el área sembrada en Estados Unidos, los precios registraron subas de más de USD 10, aunque se encuentran por debajo de los precios a igual fecha del año previo. Del mismo modo, en Rosario también se registraron suba pero más contenidas debido al buen avance de la cosecha en el país.

Con los maíces tempranos y la soja cosechada en Brasil, todos los esfuerzos se concentran en la recolección del maíz safrinha que arrancó en junio. La producción de este maíz, cuyo destino es principalmente la exportación, se ubicaría en 73,5 millones de toneladas, el mayor valor de la historia. Sin embargo, marca una caída respecto a la estimación que realizó la CONAB en el mes de junio debido a menores rendimientos, que pasarían de un promedio de 54,1 qq/ha a 53,7 qq/ha. En total, Brasil produciría 100,6
millones de toneladas de maíz en la campaña 2019/20. De esta manera, las exportaciones brasileras fueron mantenida en 34,5 millones de toneladas, y cedería a Argentina el segundo lugar como mayor exportador del cereal, por detrás de Estados Unidos, con 36 millones de toneladas.

En Argentina, a pesar de algunos problemas aislados por excesos de humedad del grano que limitaron el progreso, la cosecha se encuentra en su tramo final con un avance el 89%, 14 puntos porcentuales por encima del promedio de las últimas cinco campañas.
Los rendimientos se ubican por encima del promedio, pero por debajo del récord de la campaña pasada. La producción 2019/20 cerraría entre 50 y 55,5 millones de toneladas, de acuerdo con la fuente consultada. Para la próxima campaña, la Bolsa de Comercio de Rosario estima una caída en la superficie de 500.000 hectáreas lo cual podría significar, con un rinde promedio, 4.000.000 de toneladas menos de producción.

A nivel local, el sector exportador lleva compradas 27,8 millones de toneladas de maíz, 8,6 millones de toneladas por encima del promedio de las últimas cinco campañas. Con exportaciones para la campaña 2019/20 estimadas en 36 millones de toneladas, el sector ya adquirió el 77%, restándole por comprar 8,2 millones de toneladas. Contrariamente a la soja, las ventas de maíz han evolucionado a buen ritmo debido a los mejores precios relativos del cereal respecto a la oleaginosa.

TRIGO

En su último reporte, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos recortó su proyección de producción mundial de trigo en 4,1 millones de toneladas, aunque se mantiene en un nivel récord de 769,3 millones de tonelada. Este recorte obedece a menores cosechas esperadas en Rusia, la Unión Europea y Estados Unidos por un agravamiento de la sequía y temperaturas por encima de lo normal en algunas de las zonas productores.

Con un consumo récord de 751,6 millones de toneladas, aunque menor al del mes previo, y stocks finales en 314,8 millones de toneladas, la relación stocks/consumo se ubicaría en 41,9%, más de 10 puntos porcentuales por encima del promedio histórico.

Esta situación, que refleja una situación de oferta holgada, limita las posibilidades alcistas que pueda tener el cereal ante los problemas climáticos en el hemisferio norte. Esta situación se reflejó en las últimas semanas donde los valores del cereal para los países exportadores se cayeron, principalmente por el avance de cosecha relativamente favorable en el hemisferio norte.

En Estados Unidos, el trigo de invierno presenta un avance en la cosecha del 68%, dos puntos porcentuales por encima del
promedio de los últimos cincos años. Respecto al trigo de primavera, el 70% se encuentra en estado bueno y excelente, un valor
por debajo del promedio. En este contexto y de acuerdo con datos del USDA, la producción se estima en 49,6 millones de
toneladas, 1,5 millones de toneladas menos que en su reporte previo y 2,6 millones de toneladas por debajo de la campaña
2018/19.
El precio del trigo en el mercado de Chicago experimentó subas en la última impulsado por lo precios de la soja y el maíz y algunos problemas climáticos aislados en el hemisferio norte. De agravarse la sequía en Rusia y Europa, podrían generarse nuevas subas, aunque limitadas por la gran oferta global.

En Brasil, principal importador del cereal de Argentina, se estima una producción para este año de 6,3 millones de toneladas, 1,2 millones de toneladas por encima de la campaña previa. En este contexto, se esperan importaciones por 7,3 millones de toneladas, uno de los valores más elevados de los últimos años.
En Argentina, la siembra del cereal avanzaba a buen ritmo, aunque la falta de precipitaciones generó un retraso en las últimas semanas. A la fecha, se registra un avance del 81%, un punto porcentual por encima de la campaña previa y del promedio de las últimas cinco campañas. De acuerdo con datos del Ministerio de Agricultura de la Nación, el área sería de 6,966 millones de
hectáreas, y las proyecciones de producción de acuerdo con fuentes privadas superaría los 21 millones de toneladas. Sin embargo,
la cosecha podría ser menor si los rendimientos se ven perjudicados por la escasez de reservas hídricas.

Respecto a la comercialización del cereal en el mercado local, se llevan comercializadas 18,5 millones de toneladas de trigo, donde los molinos han adquirido 3,5 millones de toneladas y la exportación 15 millones de toneladas. Con exportaciones estimadas en 12,2 millones de toneladas, el sector exportador se encuentra sobrecomprado en 3,2 millones de toneladas, mientras que los molineros aún deben adquirir 3 millones de toneladas. Para la campaña nueva, las compras ascienden a 2,8 millones de toneladas, poco menos de 3 millones de toneladas a igual período del año anterior, demostrando el interés por el trigo argentino y la gran anticipación en la comercialización del cereal.

Fuente: Bolsa de Cereales de Córdoba


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.