Informe AgroIdeas: Económia y Consumo Interno y externo de carne

Tras la devaluación del peso el valor de la hacienda ha tenido vaivenes que repercuten en el negocio ganadero.

Gran parte de la suba de precios que ocurrió con la hacienda destinada al consumo interno en las semanas posteriores a las PASO se diluyó durante el mes de septiembre, en contraposición para las categorías de vacas que vieron incrementadas sus valores durante el último mes. Esto refleja claramente los dos circuitos que se encuentran bien diferenciados en la actualidad: exportación y consumo. En el pasado, estos dos circuitos se encontraban interrelacionados entre sí con vasos comunicantes entre los mismos y en donde los mercados operaban con algún grado de competencia en precios por el abastecimiento de novillos. De la misma manera se vendían remanentes de exportación en el mercado interno como cortes de la rueda o la media sin RAL.

Se puede afirmar que, en la actualidad estos dos circuitos – consumo interno y exportación – se encuentran completamente separados con mínimos interrelaciones entre sí, con demandas de materias primas diferentes y que no compiten entre sí por el abastecimiento de estas. Las compras de ganado para faena tienden a especializarse por perfiles de las empresas de acuerdo con el mercado en el que operan. Como consecuencia directa de la irrupción a escena de China como gran comprador de carne vacuna a nivel mundial comenzó la demanda de vacas para su abastecimiento con su sostenimiento de precios. En tanto que cabe recordar que los circuitos destinados al mercado interno se integran a partir de novillitos y vaquillonas livianos provenientes de feedlot, en donde con una demanda retraída y con bajo poder adquisitivo se encuentra con una oferta (faena) elevada de carne que modera los precios. Por lo cual en estos momentos de demanda retraída el nivel de oferta volcada al mercado interno será la que marcará el nivel de precios.

Situación Económica

La situación económica de Argentina dista de ser a la fecha la que el presidente Macri imaginaba tendría del país cuando asumió en diciembre de 2015. En su asunción asumió con control de cambios, un BCRA sin dólares, altos niveles de inflación, tarifas públicas muy atrasadas y niveles de actividad económica bajos.

La situación que recibirá el próximo presidente, será diferente a la de 2015 pero no menos complicada. El desafío para el país será igual de difícil como le ocurrió a la mayoría de los presidentes que tuvieron que asumir desde que se inició la democracia en 1983. Un BCRA con bajo nivel de reservas externas con Patrimonio Neto negativo, un cepo al atesoramiento de dólares, empresas extranjeras con imposibilidad de girar dividendos al exterior, niveles de inflación muy altos, niveles de pobreza extremadamente elevados. Esto determinará que el próximo presidente deba instrumentar un consistente plan económico para poder sacar al país del proceso de decadencia de los últimos 70 años. Posiblemente uno de los primeros actos que deberá enfrentar será negociar rápidamente con los acreedores externos – tanto privados como organismos internacionales – para evitar que el país se suma nuevamente en un default y provoque un difícil panorama para el futuro. Si lograra un proceso de renegociación exitoso con el FMI, éste seguramente demandará una serie de reformar estructurales – laborales, previsionales, impositivas – etc a cambio del alargamiento de los plazos. Una probable política cambiaria sería pasar del cepo a un desdoblamiento cambiario, comercial y financiero – turista. Esto buscará anclar el dólar comercial para contener los niveles de precios y los niveles de pobreza. Para reactivar la economía primero deberá desarmar la elevada posición de los bancos en Leliq para volver a restablecer el casi nulo crédito al sector privado y retomar un sendero de crecimiento al país, pudiendo presionar adicionalmente a la cotización del dólar financiero. Del lado monetario, es de esperar que la inflación como mínimo se ubique entre el 35% y el 45% anual para el próximo año en parte explicado por la muy difícil tarea de comenzar a desarmar las Leliq para poder iniciar en el 2021 un proceso de créditos hacia el sector privado.

Precios

La suba de precios ocurrida en las semanas posteriores a las elecciones PASO, alcanzando picos de 75$ para las categorías de consumo interno, se diluyeron durante el mes de septiembre . Las categorías de novillitos livianos de 300 – 380 kilos y las de 390 – 430 kilos tuvieron un incremento de precio entre el 17% y 24% entre fin de julio y el 20 de agosto del corriente año. Esto fue básicamente por la disminución de la oferta entregada por parte de los productores en los momentos de incertidumbre luego de las elecciones y la corrida bancaria del 12 de agosto. A medida que se comenzaron a “tranquilizar” los mercados financieros se normalizó el abastecimiento de hacienda para faena por lo cual retrotrajo los precios de las categorías destinadas al consumo interno, con pérdidas del 11% y una suba total del orden del 4% – 10%.

En sentido inverso, la categoría vaca fue la más beneficiada luego de la devaluación del peso con una suba del 13% entre los dos últimos meses. La industria exportadora fue claramente la más beneficiada por la corrida cambiaria dado que mejoró su competitividad por la devaluación del 30% de la moneda y transfiriendo en “Dosis Homeopáticas” el precio al productor.

A su vez, el precio del ternero de invernada se mantuvo en el mes de septiembre en $ 80, similar valor que el mes pasado; incrementando su diferencial con el gordo de consumo y ¨despegándose¨ del 1 a 1 que acompañó esta relación en los meses anteriores. Esta situación sumada al incremento del precio del maíz y de los costos indirectos (personal y mantenimiento de maquinarias e instalaciones) redunda en números negativos para el feedlot. Asimismo, el precio del gordo en el corto plazo no tiene sustento para tener subas significativas a partir del bajo poder de compra el salario y de la buena oferta de estas categorías para las próximas semanas.

Siendo que el negocio del engorde intensivo no es rentable, sumado a la fecha del año en la cual nos encontramos, entendemos que el vaciado de los corrales se puede intensificar con la consiguiente faltante de hacienda para faena en los primeros meses del año 2020.

Faena

Por tercer mes consecutivo, la faena vacuna superó 1,2 millones de cabezas siendo la más elevada en los últimos años totalizando 1.205.111 según los datos provisionales otorgados por la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario. Estos guarismos implican un crecimiento del 3% con respecto a igual período del año anterior, que ya de por sí fue un año de faena elevada. Debemos recordar que durante el primer semestre del corriente año, veníamos observando que la faena acumulada era inferior con respecto al año pasado del orden del 3%- 4%. Este incremento de la faena se dio como consecuencia de la mayor oferta de novillitos para faena en los últimos tres meses que se incrementó en 100.000 cabezas mensuales con los valores anteriores.

Asimismo, dada la estacionalidad de oferta de vacas entramos en el último trimestre en donde la oferta de éstas disminuye con respecto a los dos primeros trimestres del año. Como siempre mencionamos en nuestro Informe Sectorial el mercado argentino de Ganados y Carnes absorbe la totalidad de la carne producida mensualmente y ajusta por precio. Por estos motivos con los altos niveles de faena observados en los últimos tres meses impactan directamente aplacando los precios de la hacienda con destino a faena.

Mercado Internacional – Exportaciones

Los volúmenes de importación de carne vacuna en China continúan quebrando récords, con el gigante asiático confirmando la imagen de aspiradora de proteína animal ante el efecto de la gripe porcina africana en ese país. En julio las importaciones de carne vacuna llegaron a un récord de 152.213 toneladas, un aumento de 83% respecto a igual mes del año pasado. En el acumulado de 2019 las compras externas del producto totalizaron 849.741 toneladas, un volumen 58% superior a igual período de 2018. En tanto que las importaciones de carne de cerdo en agosto aumentan un 76% versus el mismo mes año anterior. China importó 162.935 toneladas de carne de cerdo el mes pasado, pero menos que las 182.227 toneladas de julio. Según los últimos datos del Ministerio de Agricultura de China, en la semana cerrada el marte 14 de agosto el precio del cerdo subió un valor 46% por encima de igual fecha del año pasado a 32,4 yuanes (US$ 4,57) por kilo. En este contexto, Argentina se convirtió en el principal proveedor de carne vacuna a China, batiendo récord de exportaciones mes a mes. En agosto de 2019, las ventas al exterior de carne bovina resultaron significativamente superiores, (+51,2%), a las de agosto del año 2018, totalizando en los primeros ocho meses del año 481.674 equivalente res con hueso por un valor de 1.711 millones de dólares. Considerando los últimos doce meses, desde septiembre de 2018 a agosto de 2019, se ubicaron en volúmenes cercanos a las 702 mil toneladas equivalente res con hueso por un valor superior a 2.440 millones de dólares.

Escenarios Futuros

Dado la actualidad del sector con un mercado exportador en expansión y con alta demanda traccionada por las compras de China y un tipo de cambio competiti vo que hace que los precios de la hacienda en Argentina sean de los más bajos con respecto a los países competidores del Mercosur. En consonancia con estos factores, la industria exportadora continuará produciendo elevados volúmenes y relativa firmeza para los valores de la vaca, dado que entra en el trimestre de menor oferta. En lo que respecta a los valores de la hacienda con destino al mercado interno, con una demanda deprimida como consecuencia de la crisis económica, los valores estarán determinados por el nivel de oferta de faena hacia este destino. En este contexto podemos determinar dos escenarios probables: 0 10,000 20,000 30,000 40,000 50,000 60,000 70,000 80,000 90,000 Exportaciones Mensuales Toneladas Eq res con hueso 2015 2016 2017 2018 2019 Escenario 1: si se mantienen los niveles del precio del gordo e invernada y precio de la alimentación, principalmente del maíz, se dificultará el negocio de los feedlot con un menor nivel de encierre para los próximos meses. Esto puede asemejarse a lo ocurrido en los últimos meses del año pasado, que desembocaron en la fuerte suba de precios de febrero de este año. Escenario 2: Dada la actual crisis económica es más que probable se incrementen las retenciones a los granos – hoy en cuatro pesos por dólar – a un porcentaje a determinar – ¿10% – 15% – 20%? Este incremento de las retenciones, provocarían una disminución del precio de los granos, trayendo un relativo alivio al sector engordador. De esta manera puede presumirse un nivel de encierre sin disminución que traerá aparejado una buena oferta para principios del año próximo. Por último, no menor nos preguntamos acerca de la posible suba de las retenciones a la carne. En este sentido queremos definir que un posible aumento de las retenciones a las exportaciones cárnicas tendientes a disminuir el precio de la carne en el mercado interno no traería consecuencias directas dada justamente la falta de vasos comunicantes que se observan en la actualidad entre el mercado interno y la exportación. Poner trabas a las exportaciones, dado el contexto actual traería nuevamente graves perjuicios hacia el sector productivo ya que le permite valorizar el precio de la vaca y mantener cierta rentabilidad que no sería posible solamente con el mercado interno.

Fuente: AgroIdeas. Dr. Federico Santángelo – Dr. Fernando Gil.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.