Charlas Granaderas: entre elecciones y expectativas de cambio

28

El analista político Ignacio Liendo se refirió a las elecciones legislativas. Elm especialista en cuestiones ganaderas, Federico Santángelo, comentó que el sector dejó de facturar 425 millones de dólares en exportaciones y que los criadores perdieron 2.700 millones de pesos por las medidas oficiales. Además, habló de las perspectivas de subas para el ganado con destino a la faena.

Las perspectivas políticas y la situación del sector de ganados y carnes fueron los ejes de la Charla Granadera que organizó Fifra hoy con el auspicio del IPCVA.
El primero de los disertantes fue el reconocido analista político Ignacio Liendo quien en primer lugar hizo un repaso sobre los principales resultados electorales desde el regreso de la democracia. En esa línea de tiempo destacó cómo la crisis de 2001 fue el desencadenante del fin del bipartidismo en la Argentina.
Con relación a las Paso destacó que el resultado es la muestra del fracaso la gestión y del “artilugio” ideado por Cristina Fernández en el cual ella seguía siendo el centro del poder del sistema de gestión ideado por Cristina Fernández.
Destacó además la pérdida de más de 5 millones de votos de parte del oficialismo que se repartieron entre las abstenciones, el voto en blanco y las apariciones disruptivas como las de Javier Milei.
Además, señaló que se produjo un quiebre entre el oficialismo y sectores populares lo que se reflejó en el resultado obtenido en la provincia de Buenos Aires.
Dijo además que las Paso fueron una señal de que “la sociedad pide algo que no está en la agenda pública: producción, trabajo, en definitiva capitalismo, mejorar s situación y sus perspectivas y que además no quiere más grieta ni la agenda progresista”.
Con relación a las legislativas que se vienen consideró que no habría mayores cambios respecto del resultado de las primarias, que en provincia de Buenos Aires podría haber cierto repunte del oficialismo de la mano de la movilización de militantes y de votantes.
Aun así, en la nueva la composición del Congreso no tendría mayoría en la Cámara de Diputados y eso la debería obligar a negociar con la oposición. En tal sentido dijo que “la discusión va a pasar en cómo ordenar el futuro sin que se descalabren las grandes variables económicas”.

Ganadería: las pérdidas por las medidas oficiales y expectativas de subas de precios
A su turno el consultor Federico Santángelo analizó primero los impactos del cepo a las exportaciones de carne vacuna.
Para tener una idea de lo que implica el destacarte de vacas dijo que para un criador su venta significa entre el 20 y 40 por ciento de sus ingresos. Con esa hacienda se produce carne que termina en China y que no demanda el mercado local.
Luego de esa introducción explicó que en el primer semestre de este año las exportaciones venían creciendo en torno al 20% respecto del año pasado para luego frenarse y caer 7% entre abril y junio y 20% entre julio y septiembre.
Esa disminución en los embarques le significó al país una pérdida en la facturación de 425 millones de dólares suponiendo que desde mayo a esta parte se hubieran podido despachar los mismos volúmenes que en 2020 dijo el analista.
El referente de Agroideas destacó que además esa pérdida se dio en un contexto de suba de los precios internacionales ya que el valor promedio en enero fue de 4.127 dólares por toneladas contra los 5.700 de septiembre. El incremento entre puntas fue de 38% y las pérdidas afectaron a toda la cadena ganadera ya que el menor ingresos de divisas impacta en todos los eslabones.
Luego detalló cómo fue el efecto negativo en la cría. Al respecto señaló que si bien en las últimas semanas se viene dando un incremento del precio de las vacas en términos reales registra un pérdida significativa aun.
Dijo que en los últimos 12 meses las vacas buenas mejoraron 35% interanual, las tipo manufactura 34% y las de conserva 23% pero la inflación fue de 53%.
Luego explicó que desde la intervención en mayo del gobierno en el mercado las vacas aumentaron entre 9% y 12% cuando la inflación acumulada fue de 17%.
En estas condiciones “el criador tuvo pérdidas por 2.700 millones de pesos entre mayo y agosto”, sostuvo el especialista quien agregó que la medida que tanto le costó al sector privado no hizo bajar el precio de la carne tal como pretendía el Gobierno sino impedir nuevas subas.
Finalmente se refirió a las perspectivas de precios para la hacienda. Al respecto destacó la caída en los niveles de encierre en los feedlots y la recría a la que apuestan algunos productores para sumar kilos a bajo costo por lo que la oferta disminuiría pronto y de forma marcada lo que sería un factor alcista. Como contrapeso remarcó la pérdida de poder del consumo interno. Dijo que en ese contexto las mejoras serían de entre 10% y 25%. Y finalmente destacó que la gran pregunta es qué va a hacer el gobierno si se dan un salto importante en los valores del ganado y de la carne, esa es la gran incógnita a develar.