Córdoba impulsa biocombustibles a través de una ley

La Legislatura de la provincia aprobó la iniciativa que otorga beneficios a las empresas y obliga al transporte y a los vehículos oficiales a utilizar este combustible.

Con una norma aprobada en la Legislatura, Córdoba avanza en el incentivo de la producción y el consumo de biocombustibles y bioenergía, fomentando el desarrollo de la bioeconomía y la transformación integral de la biomasa generada en el territorio provincial.

La nueva ley apunta a “industrializar los procesos y cadenas de valor de biomateriales, generando empleo sustentable, resolviendo pasivos ambientales y apostando a la innovación tecnológica e investigación asociadas a la bioeconomía del conocimiento”, según reza el texto sancionado por mayoría.

El tratamiento y la apropiación se dieron este miércoles, durante la vigésimo séptima sesión virtual presidida por el vicegobernador, Manuel Calvo, con base a un despacho emitido por las comisiones de Ambiente, de Industria y Minería y de Legislación General.

La así llamada Ley de Promoción y Desarrollo para la Producción y Consumo de Biocombustibles y Bioenergía apunta a “consolidar la producción de biocombustibles”, tanto como la transformación “sustentable y sostenible de la biomasa y sus derivados, como biofertilizantes, biomateriales, biofármacos y bioinsumos, entre otros”.  

La legisladora Nadia Fernández expresó en el recinto: “Este proyecto de ley se presenta como una verdadera política de Estado. Y desde esta casa se está dando el puntapié inicial a partir del cual Córdoba transformará el paradigma productivo en todo el territorio provincial”.

“Entiendo que esta ley marco abre la puerta para transitar el sendero del desarrollo, del crecimiento, de más valor agregado. Y decir más valor agregado es decir más trabajo, es decir futuro para nuestros nietos con justicia social”, agregó Fernández.

A su turno, la legisladora Elisa Caffaratti señaló que de este modo, Córdoba “se constituirá en uno de los primeros distritos del país en trabajar sobre una legislación que regule, con una ley marco, la producción de biocombustibles. A la vez establece una normativa que promueve su uso, iniciando por los sectores relacionados a la actividad del Estado”.

Alcances

“Hay que reconocer que el sector de los biocombustibles ha tenido un importante desarrollo en los últimos años debido al aprovechamiento de las características de las distintas regiones de la provincia, la capacidad productiva de semillas oleaginosas y la capacidad industrial provincial”, sostuvo por su parte el legislador Orlando Arduh. “Córdoba es una de las principales provincias productoras de soja y maíz, dos de los cultivos referentes para la producción de biocombustibles, antecedente que desde ya habrá que alentar y perfeccionar”, agregó.

El texto propone estimular la asociatividad público-privada en la ejecución de proyectos conjuntos. A la vez, impulsa “el reemplazo progresivo de combustibles fósiles mediante el autoconsumo y el consumo preferencial de biocombustibles”, apuntando a masificar su uso en las actividades productivas, transporte, flota y obra pública, generación de energía y otros, “para favorecer la diversificación, ampliación y sostenibilidad de la matriz energética provincial y nacional”.

A tales fines aclara que propenderá a la utilización masiva de biocombustibles y bioenergías en una amplia gama de áreas que incluye a las flotas oficiales de vehículos del sector público provincial, las localidades que adhieran a la ley, las actividades industriales y de servicios, el transporte de cargas en general, la recolección de residuos sólidos y el transporte público de pasajeros, entre otras.

Incentivos y plan de migración

En el marco de la transición de los combustibles fósiles a aquellos obtenidos a partir de biomasa vegetal, la norma establece que los organismos del sector público financiero y no financiero deben presentar, en el plazo de 180 días, un plan progresivo de migración de uso de un tipo de combustibles al otro. El plan incluirá a toda la flota oficial de vehículos, incorporando el mayor nivel de mezcla posible con los combustibles fósiles, así como contemplando la modernización o renovación de dichos parques automotores y su adecuación a las exigencias de la ley.

En lo que hace al transporte público de pasajeros, los servicios de transporte masivo de jurisdicción provincial y municipal deberán emplear biocombustibles en la flota afectada a todas sus prestaciones en el territorio de Córdoba. En estos casos, la migración de un tipo de combustible al otros se realizará conforme el cronograma y en la proporción de mezcla que establezca la autoridad de aplicación.

Asimismo, el Poder Ejecutivo de la Provincia “establecerá un programa de fomento, incentivos, exenciones, subsidios y beneficios fiscales, con el objeto de facilitar y acelerar las inversiones requeridas en esta transición energética”, así como de “incentivar la generación de empleo sustentable, asegurando la permanente y sostenida disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero y toda otra emisión que impacte negativamente sobre el ambiente”.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.