EL USDA REPORTÓ UNA CAÍDA EN PREVISIÓN DE COSECHA DEL MAÍZ ARGENTINO.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) recortó ayer a 22 millones de toneladas la previsión para la próxima cosecha de maíz en la Argentina, mientras que mantuvo su pronóstico para la soja y trigo, en 55 millones y 12 millones de toneladas, respectivamente.

Los datos surgen del último informe mensual realizado por el organismo, en el que se mencionó que el recorte de un 4,3% previsto para el caso de maíz en la producción local está vinculado al desincentivo que ofrece el precio y al exceso de lluvias que demoró la siembra de este forraje.

Para el caso de la soja, la cartera agrícola estadounidense estableció sin cambios una previsión de cosecha de 107 millones de toneladas para los Estados Unidos e igual tónica dispuso también para la situación de la Argentina, que mantuvo una previsión de producción de 55 millones de toneladas para el período 2014/15.

010

En trigo, el USDA mantuvo para la Argentina un pronóstico de cosecha de 12 millones de toneladas para el ciclo 2014/15, tendencia similar que expuso para el caso del saldo exportable, donde prevé que se podría vender al exterior el 50% de esta producción.

Las autoridades estadounidenses advirtieron además que Brasil podrá cosechar 6,3 millones de toneladas y confiaron en que el mercado brasileño necesitará importar unos 7 millones de toneladas durante el 2015.

A nivel mundial, el USDA estimó la producción de trigo en 722 millones de toneladas, un 0,4% por encima de los 719 millones previstos en el informe de noviembre pasado.

En tanto que las existencias finales para este cereal fueron calculadas en 194,90 millones de toneladas, contra los 192,90 millones del reporte del mes anterior.

018

En las previsiones de producción granaria en la Argentina, la única modificación propuesta por el USDA en su nuevo informe corresponde al caso del maíz, que recortó de 23 millones a 22 millones de toneladas producto de la caída en el precio de estos granos y la falta de piso generado por el exceso de lluvias.

En el documento, las autoridades estadounidense consignaron que cerca de la mitad del maíz a cosechar durante el 2015 había sido sembrado a partir de la primera semana de diciembre y se indicó que hechos climáticos como la caída de granizo afectó un poco los trabajos de cobertura de maíces tempranos plantados en Córdoba.

Para esta temporada, el área estimada para la siembra de maíz rondaría las 3 millones de hectáreas, cifra que experimentó en los últimos meses una caída cercana al 8% en el orden interanual.

022

Allí se calcula un rinde de 7,3 toneladas por hectárea, lo que exhibiría una tendencia descendente por efecto del clima adverso que exhibió el período noviembre-diciembre, que afectó a las primeras plantas surgidas en los maizales.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.