Legumbres se posicionan como alternativa a la carne

El trabajo realizado por el INTA reflejó que la tendencia va en aumento. También señalaron que Argentina tiene potencial para fomentar a estos cultivos.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria destacó a las legumbres como el alimento del futuro, ya que se presenta como una alternativa a la carne. En este sentido, el informe presentado reflejó que un determinado rango etario ven con buenos ojos las proteínas de origen vegetal.

Desde el INTA detallaron que, en la actualidad, hay consumidores más informados y exigentes. “Tienden a evitar alimentos con ingredientes o aditivos sintéticos en exceso y demandan aquellos saludables, nutritivos y clean label o con etiquetado limpio”, señala el informe.

En este sentido, se detalló que un trabajo de mercado realizado por Innova Market Insights, Alemania lidera este movimiento con un 69 % de su población que reconoce consumir carne una vez a la semana, seguido por el 53 % en el Reino Unido y el 38 % en Estados Unidos.

Por otra parte, el informe elaborado en enero de 2020 por Markets and Markets estima que el mercado mundial de sustitutos de la carne para 2026 alcanzará los 3,5 mil millones de dólares. “El mercado está impulsado principalmente por la creciente demanda entre los millennials”, aseguran los trabajos de campo realizados.

“A escala global, existe una demanda creciente de consumidores que buscan productos alternativos a la carne motivados, principalmente, por aspectos ambientales, nutricionales y relacionados con la conciencia animal. Aunque, también, exigen variedad y buen sabor”, explicó Trinidad Soteras, investigadora del Instituto de Tecnología de Alimentos del INTA Castelar.

De esta forma, los análogos o sustitutos de la carne se presentan como una opción por su nivel de proteínas. Asimismo, estos alimentos imitan las características de la carne desde el punto de vista organoléptico y nutricional.

Por otra parte, cabe destacar que en Argentina hay una tendencia similar a reemplazar la carne. En este sentido, un estudio de la Dirección Nacional de Alimentos y Bebidas del ex Ministerio de Agroindustria de la Nación confirmó que se consolida una tendencia hacia la búsqueda de productos sustitutivos de la carne. Entre los alimentos emergentes, se destacan las legumbres, semillas, granos y cereales ancestrales o cultivos andinos, y los frutos secos. 

En lo que respecta a los cultivos de legumbres, Gabriel Prieto del INTA reconoció: “Desde mediados de 2019 vemos una tendencia creciente y sostenida en nuestro país”. También agregó que la demanda aumentó significativamente.

Arvejas, lentejas y garbanzos

Las tres especies arvejas, lentejas y garbanzos se destacan por ser un alimento nutritivo y beneficioso.  En lo que respecta al cultivo, permite intensificar las rotaciones, con beneficios en los cultivos sucesores con el nitrógeno fijado naturalmente y una mayor disponibilidad de agua, detallaron desde el INTA. 

Prieto subrayó: “Una de las principales ventajas que tiene la incorporación de legumbres en los esquemas productivos, a diferencia de los cereales, es la capacidad de fijar nitrógeno del aire, mediante la simbiosis con bacterias específicas, y mejora la estructura del suelo a partir de rotaciones más intensas en siembra directa”.

También, agregó que cuando se incorporan legumbres, como antecesor de los cultivos de verano, los beneficios se multiplican. En este sentido, explicó: “Tienen un consumo de agua menor que el trigo, dejan un mejor balance de nitrógeno en el suelo y, además, desocupan el lote 20 días antes que el trigo lo que permite asegurar así más recursos para el cultivo sucesor”.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.