Bronca en el agro contra el Renatre por un comunicado tendencioso referido a la informalidad en el sector.

Integrantes de la comunidad agropecuaria argentina manifestaron su bronca en redes sociales contra un comunicado tendencioso publicado por el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) que fue empleado con fines desinformativos.

Esta semana el organismo informó que “a lo largo del año 2019 aproximadamente 15.000 trabajadores rurales de las actividades forestal, ganadera, hortícola, frutícola y citrícola” fueron relevados para detectar “una tasa de no registración del 83%, es decir, se encontraban en la informalidad al momento de la fiscalización”.

El comunicado no aclara que la mayor parte de los trabajadores rurales informales detectados corresponden a personas que realizan labores estacionales temporarias en empresas hortícolas y frutícolas. Tampoco menciona que se trata de una cifra que representa apenas el 8,5% del total de las nuevas registraciones instrumentadas en 2019.

La confusa redacción del texto, el cual debería haber expresado que en 2019 se logró formalizar a 12.450 trabajadores rurales no registrados por sus empleadores, permitió que el mismo sea empleado para promover desinformaciones orientadas a dañar la imagen del sector agropecuario.

La agencia de noticias oficial Télam publicó un texto titulado “Detectan que un 83% de los trabajadores rurales trabaja en negro”, el cual fue reproducido por diferentes medios de comunicación a nivel regional y nacional.

Empresarios y profesionales del agro expresaron su sorpresa frente a semejante agresión encubierta por un organismo que, increíblemente, está conformado por representantes de las cuatro entidades gremiales agropecuarias.

“¿Incluirán a los quinteros de las verduras en los cordones de las ciudades? Me parece absurdo el número . Estoy dentro del negocio agrícola y todos los que tengo alrededor tienen a sus empleados en blanco. Típica mala leche periodística”, indicó Arnolfo Calvo, gerente general de la empresa cordobesa La Comarca SRL, en su cuenta personal de Twitter.

“Hacer inferencia y generalizar sobre una muestra no aleatoria (en referencia a los 15.000 inspeccionados) es una burrada estadística. Las inspecciones no son aleatorias, tienen sesgo al seleccionar por algún criterio. Por ejemplo: se inspecciona donde hay más probabilidad de infracción. De ahí que el resultado no sea generalizable”, comentó Daniel Lema, integrante del Centro de Investigación en Economía y Prospectiva (CIEP) del INTA.

“El 83% de una situación puntual. Tomando todo el stock de trabajadores rurales, la gran mayoría está en blanco”, explicó el consultor agroindustrial Luis Villa. “En 2019 se incorporaron 143.000 trabajadores, sólo 15.000 producto de inspecciones; el resto ocurrió voluntariamente. Lamentablemente la comunicación nada dice sobre cuantos de esos 143.000 provienen de empresas (CUITs) o RENSPAs nuevos ni de incorporaciones nuevas al plantel de trabajadores”, añadió.

“Yo creo que es una operación para desprestigiar al sector en momentos en que se discuten cosas mayores”, aseguró el economista Adolfo Storni.

Fuente: VALOR SOJA

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.