Carne a China: auditan aprobaciones de frigoríficos que hizo el gobierno de Macri

En 2015 había 37 establecimientos habilitados para vender a China. Con el gobierno de Mauricio Macri se llegó a 96

Las actuales autoridades del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) decidieron realizar una auditoría sobre la aprobación de frigoríficos para exportar carne a China, el principal mercado del país, en los últimos años del gobierno de Mauricio Macri.

En el organismo creen que hubo plantas que estuvieron mal habilitadas y en esa línea habrían detectado supuestas inconsistencias en las habilitaciones, entre otras vinculadas al sistema de frío tercerizado por algunas plantas, por ejemplo.

En el organismo, la investigación apunta a dilucidar sobre esa y otras cuestiones de las habilitaciones hechas.

El año pasado, las exportaciones de carne vacuna argentina se ubicaron en 844.000 toneladas, un récord histórico, y dejaron casi US$3100 millones.

Resultado de imagen para frigorifico exportadores de carne

China fue el mayor comprador individual con el 75,2% de participación en las compras. En plata se había llevado mercadería por US$861,4 millones durante 2018 y pasó a US$2067 millones el año pasado.

Las autoridades del Senasa le transmitieron esto a referentes de la agroindustria el jueves pasado durante una reunión del Consejo de Administración del organismo, donde están sentados industriales de la cadena en general, frigoríficos y entidades de los productores.

“Las autoridades del Senasa tienen la certeza de que hubo plantas mal habilitadas, pero que aún no hay elementos para hacer una denuncia. Sí se verá la cadena de responsabilidades”, indicó una fuente del organismo que preside Carlos Paz.

El responsable del Ministerio de Agricultura era Luis Miguel Etchevehere y en el Senasa estaba como presidente Ricardo Negri. Cerca de este último exfuncionario defienden todo lo actuado con China que, remarcan, estaba en línea con lo requerido por ese país. También defienden todo lo actuado con China fuentes de la administración anterior en la cartera de Agricultura, que sospechan que esto podría ser una acción para, en última instancia, “desalentar al que quiera exportar y preparar un posible cierre de mercados”.

 
China compró el año pasado por US$2000 millones
China compró el año pasado por US$2000 millones 

El gobierno anterior lució como un éxito de gestión no solo que China le diera la potestad para habilitar aquí frigoríficos, algo que luego era refrendado casi al instante en el país asiático con el envío de información, sino la gran cantidad de plantas que se aprobaron.

Entre todas las carnes, en 2015 había 37 establecimientos habilitados para China. En los últimos dos años del gobierno de Macri se pasó a 96 establecimientos en total para exportar a ese país.

Según trascendió, la auditoría de la actual conducción del Senasa ya está en marcha. “A algunos se les está dando plazos para que cumplan los requisitos. A otros se les suspende la certificación”, cuentan fuentes.

En el Senasa añadieron que desde la segunda quincena de enero se vienen realizando controles en los establecimientos habilitados para China y, también la Unión Europea, con el objetivo de “fortalecer las garantías sanitarias de inocuidad y asegurar los estándares mínimos acordados”.

“Inicialmente fueron auditados trece establecimientos de faena y elaboración de carne bovina de los cuales, lamentablemente, se debieron tomar diferentes acciones correctivas en once de ellos”, expresaron en el Senasa. Añadieron que “se está lanzando auditoría general de todas aquellas industrias habilitadas”.

Resultado de imagen para frigorifico exportadores de carne

Fuentes cercanas al expresidente del Senasa defendieron la actuación que se hizo respecto de China. “Las habilitaciones se hicieron con protocolos chinos y las carpetas las tienen los chinos. No hay nada raro en el proceso de habilitación ni hubo presiones políticas”, dijeron fuentes ligadas a Negri que insistieron que “solo se aprobaban las que estaban en condiciones con el proceso y el protocolo chino”.

Añadieron que se acordó la posibilidad del almacenaje en frío en plantas de terceros (además de las plantas se habilitaban firmas dadoras de frío) y que los chinos elegían plantas al azar para hacer videoauditorías sobre los establecimientos (esto último se empezó a hacer con la Argentina y luego con países como Brasil y Uruguay). Esto al margen de auditorías propias del organismo. “No sabemos por qué hacen esto (la auditoría); no hay argumentos técnicos suficientes”, remarcaron cerca de Negri.

Ante una consulta, fuentes de la anterior administración en el Ministerio de Agricultura indicaron que “el último que decidía era China”.

“Fuimos los primeros en hacer una auditoría conjunta. China decía los requisitos, Senasa los transmitía a las plantas y después por videoconferencia (con China) se chequeaba que todo estuviera bien. Por ahí se presentaban 15 a 20 plantas y se aprobaban 7. Era así de sencillo”, contó una fuente, que agregó que para evitar cualquier suspicacia el anterior ministro no quería saber los nombres de las plantas en cuestión.

Etchevehere se hizo cargo de la cartera del agro en noviembre de 2017 y buscó darle una fuerte impronta al comercio. Pasó de la aprobación de un protocolo con China por año a 12 en sus dos años de gestión, entre varios productos del agro.

La bonanza de las fuertes ventas a China del año pasado ahora están en un cono de incertidumbre por la renegociación obligatoria de contratos que llevó adelante ese país con diversos compradores y también por el impacto del coronavirus sobre el comercio. Fuentes del sector sostienen que hubo un freno de hasta el 30% en enero pasado en los envíos mientras las empresas cortaron horas extras para el personal.

Fernando Bertello. Fuente : La Nación – Campo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.