Federación Agraria cuestionó la política económica

El consejo directivo de la entidad dijo que «los productores no tendrán salida mientras el dólar o las Leliq sean más negocio que producir».

«Nuestros productores no tendrán salida mientras el dólar o las Leliq sean más negocio que producir». Así se expresó ayer el consejo directivo central de la Federación Agraria Argentina (FAA) que deliberó ayer en Rosario.

Durante la reunión, directores federados de todo el país analizaron la situación climática y económica del país, y en ese marco cuál es la perspectiva de los pequeños productores.

De acuerdo a lo indicado por los dirigentes federados, tras las copiosas lluvias de fin de año y enero, se avizora una buena cosecha de maíz y soja en zona núcleo, pero también hay zonas que padecieron inundaciones, anegamientos y pérdida total de la producción.

FAA participó de las gestiones a nivel local, provincial y nacional, para conseguir las declaraciones de emergencia. En cada uno de esos ámbitos, se reiteró el reclamo federado de implementar un seguro multirriesgo y actualizar los fondos de los que se dispone para la ley de emergencia agropecuaria, fijos desde 2009.

Los directivos de la federación se mostraron críticos con los resultados de la economía. «Nuestros productores no tendrán salida mientras sea más negocio el dólar o las Leliq, que criar un ternero, producir tabaco, cítricos, fruta o cultivar un lote», indicó.

Peso mínimo

Uno de los temas más debatidos fue la baja en el kilaje de faena publicada esta semana en el Boletín Oficial. «No podemos repetir como país los errores del pasado reciente, en lugar de estar liquidando vientres, tendríamos que estar debatiendo cómo hacer animales más pesados, para poder llegar a más mercados y abastecer al mercado interno», señaló el consejo.

La resolución que flexibilizó el régimen de peso mínimo generó polémica en la cadena ganadera.

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), por su parte, recibió con beneplácito la resolución 74 de la Secretaria de Agroindustria que diferenció el peso mínimo de faena entre machos y hembras, y modificó ese umbral para los animales bovinos hembras, fijándolo en 140 kg peso res con hueso.

Para Carbap, se trata de una medida que va en el sentido correcto, hacia la eliminación total del peso mínimo de faena, porque «concluye una situación que generaba negocios para pocos en detrimento de muchos», aseguró.

La entidad ruralista sostiene que el incremento de la oferta de carne tanto para el mercado interno como la exportación, así como la producción de novillos pesados, debe procurarse «a través de incentivos de mercado y no de imposiciones o penalidades».

Aseguró que la decisión no atenta contra la producción de carnes en la Argentina Por el contrario, señaló, permite que muchos terneros vayan a la producción de novillos porque el consumo estará suficientemente abastecido.

En cambio, desde el Consorcio de Exportadores de Carnes de Argentina (ABC), en cambio, expresaron su malestar y advirtieron que «será un retroceso para la recuperación de la producción».

«Con la resolución adoptada se producirá menos volumen de carnes, a contramano total de las políticas de los países competidores», dijo. Y advirtió que Argentina «volverá a tener medias reses de 70 kg en su comercialización de carnes, favoreciendo a determinados intereses particulares y castigando al bien general de todos los operadores de la cadena».

Recordaron que «cuando con carácter de excepción se bajó el peso de faena de las hembras por un período de tres meses, se mataron 73.000 animales livianos más que en el mismo trimestre del año anterior».

Fuente: La Capital de Rosario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.