Informe AgroIdeas: En Julio creció la faena, convirtiéndose en la más alta de la última década.

Alcanzó a 1,267 millones de cabezas, siendo la faena más alta desde el año 2010.

El mes de julio nos sorprende con la faena mensual más alta de la última década, más de un millón doscientas mil bovinos faenados. La faena de hembras continúa alta, pero con una participación porcentual en disminución. Todavía no se puede tener la certeza, pero hay indicios de una mayor cantidad de animales recriados, previo al ingreso a los corrales de terminación. Por el lado de los precios, no hubo grandes cambios, en dónde el valor del ganado en pie pierde frente a la inflación todos los meses. Esta situación acompañada de las altas tasas de interés que hacen prácticamente imposible la financiación bancaria causa un ahogo financiero en muchas empresas agropecuarias. Con la fuerte suba de precios ocurrida a principios de año en el animal de consumo, este se había acercado al precio ajustado por el índice de Precios Mayorista (enero de 2016), pero luego en estos últimos cuatro meses el precio se estancó y quedó relegado nuevamente.

La Faena en el mes de Julio alcanzó a 1,267 millones de cabezas, siendo la faena más alta desde el año 2010, lo que representó un 14% superior a igual mes del año anterior y un 18% con respecto a junio del corriente año. Con estos guarismos la faena acumulada en los primeros siete meses del año iguala prácticamente en cantidades a la del año anterior, siendo solamente inferior en 52.000 cabezas.

En términos absolutos en julio se faenaron 190 mil cabezas más con respecto al mes de junio. Este fuerte incremento en la faena se dio como consecuencia de las 100.000 cabezas más de novillitos en el mes de julio (+26%), independientemente del cambio de clasificación y tipificación ocurrido a principio de año. Evidentemente como se venía suponiendo, la menor faena de comienzos del año se debió a un importante proceso de recría de los terneros en los campos. Del mismo modo, es importante la suba registrada en las vacas y vaquillonas en términos nominales que se incrementaron en 29 mil y 45 mil cabezas respectivamente lo que representó un 12% y 15% con respecto al mes de junio.

La faena de hembras en el mes de julio fue del 48,8% que continúa siendo alta en términos relativos como absolutos. En los primeros siete meses del año, la faena de hembras totales se incrementó en 345 mil cabezas con respecto a los mismos meses del 2018, en tanto que los machos sufrieron una disminución de 448 mil cabezas. La conjunción de aumento de hembras y caída de machos ocasiona los altos niveles relativos de faena de hembras.

Este incremento de las 345 mil hembras faenadas corresponde en mayor proporción a vacas 253 mil (73% de la participación) y de 92 mil entre las categorías de terneras y vaquillonas, que se tomaron en conjunto por el cambio en la clasificación originada este año. Por este motivo es la gran caída en las categorías terneros / as, como puede apreciarse en el Cuadro nº2. Pero como dato significante es la gran caída en la faena de novillos en los primeros siete meses del año. De los datos surgen una disminución de 518 mil cabezas, pasando de 1,6 M. de novillos faenados en 2018 a 1,081 M. en los primeros siete meses del corriente año, aunque cabría aquí preguntarse si el cambio en la clasificación y tipificación no influyó en estos datos.

Precios

El precio del ganado en pie, tanto de la invernada como del consumo liviano, muestra prácticamente los mismos valores de febrero de este año ($ 66). Luego de la fuerte suba ¨en escalón¨ característico del sector pecuario, el precio de la hacienda para las categorías de consumo se estancó e incluso disminuyó. De esta manera, la recuperación de precios de inicio de año la ganadería comenzó a perder competitividad, en dónde el valor del ganado en pie pierde frente a la inflación todos los meses. El precio del “consumo interno” se encuentra contra un techo que es la capacidad adquisitiva del consumidor, sumado a que el mercado se encuentra muy bien abastecido con los volúmenes de faena registrados. En tanto, que las categorías de exportación continuaron con el incremento de precios desde la fuerte suba ocurrida en el primer bimestre del año, fundamentalmente la categoría vaca traccionada por la demanda China.

El sector que se encuentra con valores retrasados con respecto a los históricos es el ternero de invernada, en dónde no se han registrado subas de las magnitudes de las otras categorías. De esta manera, en 2019 la relación Invernada-Gordo se mantuvo siempre cercana a 1, siendo diferente a lo acontecido en años anteriores dónde el ternero valió entre el 10 y 20% más. Si bien esta relación favorece las condiciones del engorde a corral, la otra variable en importancia que determina el negocio, que es el precio del maíz, disminuyó casi un 10% en el último mes, pero subió un 47% en el último año y el 163% en los 2 últimos. Por este motivo el ternero de invernada no puede recuperar valores más altos ya que el negocio del engordador no permite pagar más por el ternero. En lo que respecta los precios al consumidor, al igual a lo ocurrido con el gordo, el precio de la carne se mantuvo constante en julio (+0,2%) y prácticamente no ha tenido subas desde marzo de este año dónde sufrieron un fuerte incremento de precios. Con respecto a los valores de un año atrás, los precios promedio de la carne vacuna se ubican un (+53,0%) por encima. Diferente ha sido el comportamiento del pollo en dónde luego de la importante suba de precio en marzo – abril del corriente año, ha descendido sus valores un 13% en los últimos tres meses recuperando la competitividad con respecto a la carne vacuna.

Exportaciones

Las exportaciones argentinas de carne vacuna continúan con un significativo crecimiento durante los primeros seis meses del año 2019 en concordancia con lo ocurrido en el 2018, siendo la República Popular China el principal destino en volumen. Hasta el mes de junio -últimas cifras publicadas – las mismas crecieron un 51,8% en volumen y 36% en valor. Durante este período el volumen exportado fue de 339 mil toneladas equivalente res con hueso, por un valor cercano a los 1.185 millones de dólares. Estos guarismos representan el 27,4% de la producción de carne bovina obtenida en el mes de junio de 2019 uno de los valores más altos de la historia.

Contabilizando las exportaciones de los últimos 12 meses – de julio 2018 a junio 2019 – el volumen exportado haciende a 660 mil toneladas equivalente res con hueso, por valor superior a 2.260 millones de dólares. Estos volúmenes se encuentran cercanos al récord de exportación ocurrido en el año 2005 con 771 mil toneladas equivalente res con hueso China continúa siendo principal destino en volumen, con aproximadamente 163 mil toneladas durante los primeros seis meses del año 2019, con un crecimiento de más del 100% con respecto al mismo período del 2018 (78 mil toneladas). Hoy por hoy, la dependencia del mercado chino se ha vuelto determinante para nuestro país dado que representa más del 70% del volumen exportado.

Fuente: AgroIdeas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.