Informe Agroideas: Fuerte cambio en el Comercio Mundial de Carnes.

Según advierte el informe, la peste porcina africana provocó un reacomodamiento en la exportación e importación de productos.

El mercado mundial de carnes a partir de la aparición de la Peste Porcina Africana se encuentra muy activo y con expectativas muy favorables para Argentina. La demanda de carne por parte de China va en constante aumento y Argentina es unos de los países que lo abastece cada vez con mayor volumen. El incremento de las importaciones de carne por parte de China en 10 años fue de 710% en carne porcina, 44% aviar y 20.900% en carne vacuna. Para dimensionar la magnitud del crecimiento de China, en el año 2009 China importaba 23.000 toneladas de vacuna hasta alcanzar casi 1,5 Millones de toneladas en el año 2018.

Hasta el momento la peste porcina africana podría causar una caída cercana al 20% en el número de cerdos de China (aunque algunas estimaciones hablan del 35%), lo que aumentará la importación de otros productos cárnicos y disminuirá la demanda de cereales y soja a nivel mundial. El Departamento de Agricultura de EE.UU advirtió en su informe de abril sobre la reducción en un 4 % de la producción mundial de carne de cerdo por causa del virus, y estimó que China, el mayor productor y tercer mayor consumidor per cápita, perdería entre 78 y 133 millones de cerdos para finales de este año –año del cerdo, según el horóscopo chino–, lo que equivale a 18 % del total de 428 millones de los que disponía en enero.

Las pérdidas del país asiático superan la cantidad total de ejemplares presentes en las granjas estadounidenses, que suman 74,3 millones. Esta situación impacta de lleno en el mercado de la carne argentina, las exportaciones se encuentran en constante crecimiento superando en el mes de abril el guarismo de 50.000 toneladas mensuales equivalente res con hueso y en los últimos 12 meses un valor levemente superior a las 600 mil toneladas. China absorbe prácticamente el 70% del volumen exportado, seguido por Chile e Israel.

FAENA Y CONSUMO

De acuerdo con los datos preliminares publicados por la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario, la faena en el mes de mayo fue de 1.086.288 cabezas, prácticamente la misma que el mes de abril y un 7% inferior a mayo del 2018. Con respecto a la faena acumulada en los primeros 5 meses del 2019 versus el mismo período de 2018, se observa una caída del 5%. Nuevamente resulta elevada la participación relativa de las hembras en la faena total, mostrando guarismos del 52% con respecto al total. Históricamente se mencionó que valores superiores al 46% representan procesos del liquidación de vientres. Pero el análisis en profundidad de la composición de la faena indica una caída preocupante de machos, lo que lleva al incremento relativo de las hembras.

La faena acumulada durante los primeros cinco meses del año nos muestra un brusco descenso del 15% en los machos y un aumento del 5% en las hembras. En el transcurso del corriente año, hubo un cambio en la clasificación y tipificación de los animales, lo cual puede generar grandes cambios en los porcentajes de las categorías faenadas, como por ejemplo un incremento del 53% en la categoría vaquillonas que se netea con la caída en la faena terneras de similares valores. Tomando en cuenta ésta consideración es notoria la caída en los novillos. Nuevamente no queremos tomar éstos datos con absoluta certeza dados los cambios en la clasificación y tipificación, sí queremos recalcar la caída de la faena de machos del orden del 15%. En términos absolutos podemos mencionar el incremento de la faena de vacas en 170 mil cabezas, lo que representa un 18% superior al año pasado, hay que contextualizarlo también que en los últimos años se incremento la existencia de vacas en el rodeo nacional en más de un millón de cabezas como consecuencia directa de los procesos de retención de vientres ocurridos en los últimos años. Con esto señalamos que hay que prestar atención a la faena de hembras, pero no vemos por el momento una fuerte liquidación por los motivos mencionados.

Comportamiento de los Precios

Los precios de la hacienda en pie se mantuvieron estables en el último mes, teniendo una leve baja en el precio al consumidor. A pesar de la suba del ternero de invernada, el sector de la cría siendo el más perjudicado, tanto la invernada como los vientres. De acuerdo con los datos publicados por Econoagro, en dónde determina la evolución de los precios sobre su comportamiento histórico del precio del novillo, tanto el precio del ternero como de la ternera se encuentran retrasados en orden del 10% al 15% con respecto a la evolución del precio del novillo. En los gráficos siguientes, la curva azul representa el precio que efectivamente tuvo el ternero/a en cada mes. La otra corresponde al “estimado mensual” del precio del ternero/a, que surge luego de aplicar las fórmulas que correlacionan los precios de cada mes con el del novillo. Con relación a los Corrales de Engorde, a partir del mes de marzo empezó el proceso de llenado de corrales, pero a un ritmo más lento que el año pasado. En los primeros meses del 2019 mejoró la capacidad de compra de maíz, produciendo un quiebre con respecto al 2018; pero lo observado en la suba en el precio de los granos en las últimas semanas “quita rentabilidad” al negocio y pone cautela a las compras de la reposición. La hacienda destinada a consumo interno se encuentra en cantidades muy inferiores a las encerradas en la misma época del año pasado, por lo que estimamos que no habrá una oferta muy abundante para los próximos meses por lo cual y con perspectivas de recuperar lo perdido frente a la inflación de estos meses.

En cuanto a los precios al consumidor en los últimos 12 meses la carne vacuna aumentó un 65%, mientras que el pollo se incrementó un 97%, y el pechito de cerdo un 53%. De acuerdo con datos de Agroindustria la producción de carne porcina fue de 194.386 toneladas de res con hueso en el 1° cuatrimestre del 2019 versus 185.065 del 2018; un incremento del 5% .

Conclusiones

La PPA, el cisne negro del Mercado Mundial de Carnes está moviendo todas las fichas y no se conoce por el momento el verdadero alcance. Para Argentina es una oportunidad que no puede dejar pasar, la demanda se incrementa, los precios tienen un piso y el juego queda de nuestro lado de saber aprovechar la situación. El gran debate interno se da ahora sobre el nivel de faena de vacas, ante la presión de las compras chinas, si el valor es alto, si se faenan preñadas, si estamos en liquidación etcétera. Las interpretaciones varían, nosotros ya explicamos nuestro punto de vista que si bien es alta no estamos en liquidación; si es una luz amarilla para prestar atención. Claramente tenemos la gran oportunidad de dar un salto en eficiencia productiva del cual venimos hablando hace más de 20 años: Producir más terneros con las mismas vacas, sin incrementar el stock de vacas, y con cada ternero producir más kilos.

Dr. Fernando Gil: [email protected]

Dr. Federico Santangelo: [email protected]

Homepage

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.