INTA: Alerta por una nueva plaga que ataca la soja

El Instituto llamó a estar atentos a una mosca brasileña que ataca el vástago de la soja. Ya se registró la aparición de este insecto en Córdoba.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria emitió un alerta por la presencia de mosca de la soja (Melanagromyza sojae) en Brasil, pero que podría llegar a Argentina. Cabe destacar, que en 2019 se registró la aparición de este insecto en Córdoba, pero daño al garbanzo.

Desde el INTA señalan que hay que identificar correctamente la plaga, aprender acerca de su estilo de vida. Luego, se debe evaluar las estrategias para controlar la plaga. La mosquita de la soja ataca principalmente a los cultivos de soja y frijol y puede dañar hasta el 100% del cultivo.

El organismo emitió este alerta, ya que argumenta que si bien no fue reportada su ocurrencia en Chaco, pero ante la nueva campaña de soja conviene estar informados y realizar el monitoreo de los lotes de soja. Además, recomienda revisar las plantas que presenten síntomas de marchitamiento, presencia de perforaciones a lo largo del tallo y galerías en su interior, para determinar la ocurrencia de esta especie.

La mosquita de la soja ataca el vástago de la soja y sus ocurrencias son esporádicas. Fue vista por primera vez en 1984, en Brasil. Este insecto se caracteriza por aparecer las primeras cuatro semanas después de la germinación de la planta.

En cuanto al daño que puede ocasionar, desde el INTA señalaron que puede causar la muerte de plantas, una reducción del diámetro de los tallos, y la disminución de su altura. “En Brasil se reportaron pérdidas en los rendimientos de hasta un 21% en algunos lotes de soja”, aseguraron.

A partir de la oviposición la larva eclosiona después de 2 – 3 días y luego migra a la nervadura más cercana. Los especialista detallaron que la larva consume las células del parénquima, creando un túnel de alimentación en dirección al vástago y puede bloquear en el sentido de la raíz cuando la planta es joven, luego bloquea en el sentido apical hasta que alcanza tamaño máximo. 

El INTA aconseja que el monitoreo se debe hacer desde los primeros días de emergida la soja, colocando paños verticales color amarillo impregnados con aceite de comer. “La plaga es más fuerte en la estación seca que en la lluviosa y las medidas de control preventivo son más importantes en la estación seca que en la estación húmeda”, concluyó el alerta.

Fuente: Agrofy News

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.