INTA desarrolla un nuevo implemento para control de malezas resistentes

499

Junto a la empresa cordobesa Agrotec diseñaron Carpitec; una solución a 39 casos de maleza resistente.

La presencia de malezas resistentes es cada vez más importante en la zona núcleo. En Argentina se confirmaron 39 casos de malezas resistentes, dentro de los cuales 15 poseen resistencia a dos o más herbicidas con distinto sitio de acción.

Por este motivo, a través de un desarrollo público privado se diseñó un implemento agrícola capaz de controlar este escenario. “Se trata de Carpitec, una herramienta que trabaja con mínima remoción del suelo”, informó el INTA.

El desarrollo estuvo a cargo del INTA Manfredi y la empresa Agrotec. Los resultados preliminares mostraron efectividad en la mayoría de las especies evaluadas. Este implemento se presenta como una solución a l incremento en los costos de producción y una disminución de alternativas de control en los sistemas de siembra directa.

“El objetivo fue probar su eficacia en el control de malezas frecuentes en la región central de Córdoba y comparar el contenido de agua del suelo y rendimiento de un cultivo de soja en parcelas bajo siembra directa y con dos pasadas”, explicó Nicolás Boccardo, investigador del INTA Manfredi, Córdoba.

El implemento consta de rejas pie de pato planas que trabajan en forma superficial produciendo el corte de las raíces de las malezas. Esto genera una rápida deshidratación de la parte aérea de la planta, con mínima remoción de suelo.

Por otra parte, destacaron que esta herramienta se presenta como una alternativa, con prácticas de manejo de malezas no químicas que, a su vez, puedan sustituir o complementar el uso de herbicidas, generando de esta forma una transición hacia el manejo integrado de malezas.

Para Diego Ustarroz, especialista en malezas e investigador del INTA Manfredi, Córdoba, comentó que las malezas resistentes son una de las principales preocupaciones entre los productores, dado que incrementan los costos de producción y generan incertidumbre.

Desde el INTA comentaron que, en el control de rama negra y cerraja en estado avanzado de desarrollo, fue total con el uso de Carpitec. “Los resultados fueron favorables, pero es necesario probar qué pasa en estados menos desarrollados como el de rosetas”, indicó Ustarroz.

Para yuyo colorado y maíz voluntario, la remoción fue parcial, siendo más efectiva cuando las labores se realizaron a menor profundidad (6 centímetros). “Los trabajos previos a la siembra, no produjeron cambios en el rendimiento del cultivo de soja respecto de parcelas sin laboreo”, señalaron.

Fuente: Agrofy News.