Acuerdo histórico en la cadena de las carnes.

El texto fue firmado en La Rural por las 22 entidades que conforman la cadena de valor. Propone “medidas de política para iniciar el proceso de cambio” para el sector cárnico local.
frigorífico carne

En el marco de la 129° Exposición Rural de Palermo, se firmó ayer el “Acuerdo Histórico en la Cadena de las Carnes”. Del mismo participaron más de una veintena de entidades de productores pecuarios, frigoríficos y de la industria alimenticia, y propone “medidas de política para iniciar el proceso de cambio” para el sector cárnico local, especialmente para la carne vacuna.

Entre los reclamos figuran la disminución del ritmo de faena durante un año y medio y la baja de impuestos y retenciones a las exportaciones, con el fin de recuperar la actividad, ganar mercados externos y generar 300.000 puestos de trabajo adicionales.

El texto plantea la necesidad de trabajar con cámaras avícolas y porcinas para posibilitar el reemplazo temporal del faltante de carne vacuna en el ámbito doméstico, y ademásavanzar con “una reforma impositiva y eliminación de impuestos distorsivos y de retenciones”.

De la firma del acuerdo participaron las 22 entidades que integran la totalidad de la cadena de valor. Este propone, para la próxima década, alcanzar objetivos tales como integración a los mercados externos, políticas previsibles, óptima tasa de inversión y máximas contribuciones del sector a la sociedad.

También se apuesta a que la situación al 2025 permita acceder a un peso de faena de 250 kilos para la res contra los 220 actuales; la faena de un 35% de novillos sobre el total; y contar con una oferta total de 4,5 millones de toneladas y exportaciones por unos 13 millones de dólares anuales, lo que representaría un 45% de la oferta total producida.

En tanto, entre otras cuestiones también se solicita desgravar el novillo de más de 220 kilos de peso de carcasa para la producción de animales pesados y del mayor número de terneros; garantizar créditos; y “trabajar mancomunadamente con otras carnes (pollo y cerdo) el crecimiento de oferta para mitigar la eventual reducción temporaria de la oferta de carne vacuna en el mercado doméstico”.

El texto firmado por los 22 cámaras empresarias plantea además “comunicar adecuadamente a la opinión pública que la caída temporal de la oferta de carne vacuna en tanto se produce la recomposición del rodeo y de los novillos: al avanzar el proceso se incrementará el volumen disponible tanto para el mercado interno como para recuperar protagonismo en el internacional”.

Asimismo, se propone contar con una población bovina de entre 58 y 60 millones de cabezas, cuando actualmente apenas totaliza los 52 millones, y ganar también la creación de 300 mil nuevos puestos de trabajo de manera directa e indirecta en el sector cárnico local.

Se nombran además cinco objetivos básicos, que tendrían un “alto impacto” sobre el mercado productor y elaborador de carne vacuna para apuntalar un “proceso de cambio” en el que se apuesta a la “satisfactoria oferta de novillos pesados para faena”, cuyo stock ha caído a menos de la mitad desde los últimos años.

Pleno apoyo de los ganaderos

Unas veintidós organizaciones empresarias y del sector de agroalimentos apoyaron la confección de este “Acuerdo Histórico en la Cadena de las Carnes”, que se formalizó durante una presentación en el marco de La Rural 2015.

Mario Ravettino, del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, sostuvo: “El Consorcio ABC fue el primero en ser convocado y se convirtió en el principal entusiasta de esta medida. Desde el punto de vista institucional es un hecho histórico. El trabajo es extenso y hemos puesto a trabajar a los mejores técnicos. Valoro el dejar las apetencias individuales para lograr un trabajo común”.

Por su parte, Santiago Gilotaux, de la Asociación Criadores Brangus, señaló: “Todos los que producimos genética estamos produciendo un producto que tiene que terminar en el plato y es por eso que participamos (del acuerdo). El gran error es haber hablado de la ‘Mesa de los Argentinos’: si nos hubiéramos ocupado de la Mesa de la Humanidad hoy en día la Mesa de los Argentinos estaría abastecida por el trabajo y no por planes asistenciales“.

“La necesidad de rentabilidad es para todos los sectores del campo, y no solo para la producción ganadera. Sin embargo, hace falta políticas a largo plazo. Hoy la situación es lamentable”, opinó Francisco Aguzzi, de la Federación Agraria Argentina.

Juan Carlos Eiras, de la Cámara de Feedlot, también expresó su postura: “La Argentina tiene un potencial fantástico: 50 o 60 kilos de producción más dentro de cada novillito es un fenómeno inmediato que se generaría con la corrección de algunas políticas. Tenemos el maíz, el ganado y las instalaciones, y tecnología. Estamos absolutamente convencidos de que con un horizonte previsible los kilos de novillo van a aparecer”.

En tanto, Gerónimo Venegas, director general de la Uatre, sostuvo: “Este acuerdo es un puntapié importante que dio la cadena de la carne. Para que tenga en cuenta el futuro gobierno: sin políticas de Estado es muy difícil llevar adelante cualquier actividad”.

Finalmente, Fernando Brizzolara, de la Cámara de la Industria Frigorífica, señaló: “Celebramos la realización de este trabajo. No puedo dejar de reconocer que existen tensiones intersectoriales pero este es el camino: sentarse, dialogar y comprender que una cadena de valor está conformada por cada eslabón. No tiene por qué haber una colisión entre la orientación del producto (cárnico) hacia el mercado externo y el abastecimiento al consumo interno.
Ambas cosas pueden ir de la mano”.

FUENTE: DyN

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.