Análisis de BCR: Para el USDA, crecerá un 32% la producción de carne de cerdo en Argentina

Según el USDA la producción de carne de cerdo en Argentina en el año 2017 fue de 566 mil toneladas, un 8% superior al año anterior. El USDA espera un crecimiento del 32% para el año 2025 hasta alcanzar unas 750 mil toneladas. El consumo per cápita de carne de pollo y cerdos (sumados) estarían superando al de la carne vacuna en el 2018. La producción primaria de cerdos es clave para la demanda interna del maíz en Argentina, ya que constituye la base alimentaria porcina. Anualmente estaría demandando cerca de 1,3 Mt de maíz.

Indicador N°1: la producción de carne de cerdo en Argentina en el año 2017 fue de 566 mil toneladas, un 8% superior al año anterior. El USDA espera un crecimiento del 32% para el año 2025: unas 748 mil toneladas. 
En 2017, la producción argentina de carne de cerdo en toneladas res equivalente fue de 566.276, un 8% superior a la producción del año anterior. El USDA estima una producción de 605.000 toneladas para el corriente año y proyecta un crecimiento del 32% para el año 2025, cuando la producción alcanzaría las 748.800 toneladas. El consumo, por otra parte, también aumentaría según cálculos del USDA pasando de 609.000 toneladas en 2017 a 652.000 toneladas en 2018.
Las importaciones argentinas estimadas por el USDA para este año serían de 50.000 toneladas y es de esperar que su principal componente sea la carne fresca (refrigerada y congelada). En 2017, las importaciones en concepto de carne fresca representaron el 86,7% del total, siendo Brasil el principal proveedor con una participación en este rubro de casi el 95%. En lo que respecta a fiambres, chacinados y embutidos, el 54% de las importaciones argentinas son de origen brasileño, el 36% español y el 10% italiano.
El Departamento de Agricultura de Estados Unidos proyectó para este año exportaciones Argentinas por 3.000 toneladas, que se mantendrían estables respecto del año pasado. En 2017, el 52% de las ventas al exterior consistieron en productos sin elaborar. Según un estudio realizado por la consultora Seggiaro y Asociados relativo al desempeño del sector en la Región Centro indicó que existe la posibilidad de exportar subproductos como hocicos de porcinos, muy demandados en el Sudeste Asiático, mientras que en Argentina son mercadería de descarte.
Además, el sector se muestra muy optimista respecto de la gran oportunidad que representaría la firma del protocolo con China, que permitiría comenzar a exportar su mercadería al gigante asiático. Consultores privados proyectan que Argentina podría llegar a exportar 20.000 toneladas de carne porcina en el corto plazo.
Indicador N°2: En 2018 el consumo doméstico de carne de cerdo ascendería a 652.000 toneladas según el USDA, mientras que el consumo per cápita en Argentina sería de 17 kg. El consumo per cápita de carne de pollo y cerdos (sumados) estarían superando al de la carne vacuna en el 2018.
El consumo de carne de cerdo ha aumentado en promedio un 10% anual durante los últimos 5 años. Actualmente, el consumo de carne porcina es de 17 kilogramos por habitante según el USDA, que sumados al consumo de pollo per cápita (44 kg.) superarían al consumo de carne vacuna (57 kg.) en el 2018. Recordemos que la carne vacuna es el gran protagonista histórico en la dieta nacional. Se estima que el consumo de cerdo per cápita podría aumentar en un (1) kilogramo por año durante los próximos 5 años, proponiéndose como posible sustituto de la carne de pollo.
Indicador N°3: la producción primaria de cerdos es clave para la demanda interna del maíz en Argentina, ya que constituye la base alimentaria porcina. Anualmente estaría demandando cerca de 1,3 Mt de maíz.   
La producción de cerdos está tradicionalmente relacionada con la producción de maíz, estimándose que el cereal representa el 60% de la dieta porcina en Argentina. Si se tiene en cuenta que en 2017 se faenaron 6.301.568 cabezas, equivalentes a 555.000 toneladas de carne de cerdo, puede inducirse que la cadena porcina consumió aquel año alrededor de 1,25 millones de toneladas de maíz.
A futuro, cabe tener en cuenta que el incremento previsto en la producción porcina y avícola para el próximo año es uno de los principales determinantes del mayor consumo proyectado para el maíz en la próxima campaña. Según el USDA, éste ya habría pasado de 7,5 millones de toneladas en el ciclo 2016/17 a 8 millones de toneladas en el año 2017/18, previéndose una absorción total de 8,5 Mt en la campaña comercial 2018/19.
Indicador N°4: Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos son las provincias más importantes en materia de cría de cerdos en nuestro país. En conjunto producen el 82% de la carne de cerdo nacional y poseen el 82% del stock de madres. 
La cadena porcina en Argentina cuenta con numerosas ventajas intrínsecas para su desarrollo: clima favorable para la cría, inexistencia de amenazas sanitarias, amplia disponibilidad de maíz y soja (que conforman la base de la alimentación de los animales y su principal costo) y una escala productiva que favorece su desarrollo a nivel regional.
Los establecimientos dedicados a la producción primaria porcina (cría de cerdos) se sitúan en la región centro de nuestro país, destacándose la zona central de la provincia de Córdoba (30 %), el norte de la provincia de Buenos Aires (27 %) y el sur de Santa Fe (18 %). La ubicación de las unidades productivas se corresponde con la localización de la superficie cultivada de maíz y la distribución de las plantas elaboradoras de alimentos balanceados.
Como lo muestra la tabla correspondiente, las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos originan el 82,2 % de la producción total nacional, y a su vez poseen el 82,5 % del stock de madres, claves para la mantención y el crecimiento de la producción.
Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.