Aún con amenazas, hubo fuerte apuesta a la siembra de Maíz

Según el relevamiento de GEA (Guía Estratégica para el Agro) se sembró solo un % 5 menos que en la campaña pasada.

Dos meses antes de la siembra había cuarentena, precios bajos, sequía y hasta “Niña” de telón de fondo. En la región núcleo, la siembra maicera resistió todo: los satélites muestran que se sembró 1,43 M ha, o sea, solo
75.000 ha menos que en el 2019/20.

509 mil ha de maíz para el ciclo 2020/21 en el centro sur de Santa Fe y 426 mil ha en el este de Córdoba (departamento Marcos Juárez y Unión) revela el trabajo hecho con imágenes del satélite Sentinel-2. Los datos
satelitales muestran que se sembró en territorio santafesino un 6% menos que el ciclo pasado, mientras que en el este cordobés se sembró un 1% más. Se recorrió la zona bajo estudio, se georreferenciaron más de 2.500 puntos y se volcó toda la información en la plataforma de Google Earth Engine para el procesamiento.
El mapa detalla la distribución de los lotes de maíz en color rojo. En los departamentos cordobeses también se muestran los lotes sembrados en diciembre en color anaranjado. Falta terminar de analizar parte del norte de Buenos Aires, por lo que se consideran los datos estimados por encuesta: 507.000 ha maiceras que representan un 10% de caída frente al año anterior. En total la región núcleo sembró 1,43 M ha en el ciclo 2020/21, o sea, solo 75.000 ha menos que en el 2019/20.
A pesar tener las cartas en contra, se apostó al maíz y se sembró casi como el año pasado Todas las cartas parecían salir en contra de la siembra
maicera: a pocas semanas de comenzar la siembra 2020/21 crecía la preocupación en la región por los 4 meses previos sin lluvias. La perspectivas de Niña débil se afirmaba y la incertidumbre económica marcada por la pandemia enfriaba las decisiones de siembra. Además, en
julio, el precio del maíz a cosecha para abril 2021 cotizaba un 18% más bajo que el precio a futuro de abril 2020.
A fines de julio todo esto se reflejaba con una disminución de un 10% en la intención de siembra respecto al ciclo pasado. Sin embargo, el sector tenía fe en el cereal y en setiembre un evento de características muy
poco comunes, que dejaron 15 a 50 mm en la región, revivieron el entusiasmo por el cereal junto con las mejores perspectivas de precio. Se sembró el maíz a contrarreloj, y se marcó un nuevo récord: 600 mil ha de
maíz en solo 7 días para aprovechar la escasa humedad superficial. Para mediados de septiembre se había sembrado la mitad del maíz en la región. Hoy la tecnología satelital permite confirmar que el sector hizo una apuesta fuerte en un año muy difícil. Que solo haya caído un 5% el área de siembra de maíz refleja que la estrategia de rotar con cereales ha calado muy
hondo en el corazón productivo de argentina.
Comenzó la cosecha maicera en las zonas más afectadas por la falta de agua
Se están cosechando los lotes más dañados por la sequía y fueron arrebatados por el calor de diciembre y enero. Se tratan de las zonas productivas del extremo NE de Buenos Aires en Baradero, San Pedro y San Antonio de Areco.
Los rindes obtenidos son muy bajos, van de los 30 a los 45 qq/ha. Se espera que los mejores cuadros alcancen los 65 qq/ha “pero estos rindes para lotes en los que se aplicó tecnología de punta y una inversión de 500
USD/ha son desastrosos”, comentan los técnicos. Otra zona que también fue afectada es Noetinger en el este cordobés. Allí, la cosecha de los maíces tempranos empezará entre el 10 al 15 de marzo y esperan “rindes un
10 a 20% por debajo de lo normal o sea de 80 a 90 quintales/ha”. Por el contrario, en el centro y sur de Santa Fe siguen estimándose rindes de 100 a 130 qq/ha.

Las lluvias del fin de semana largo no fueron para todos pero dejaron milímetros claves en la región.

Las tormentas fueron muy variables. El evento que se desarrolló del 12 al 17 de febrero dejó en algunas estaciones acumulados de más de 40 mm. Sin embargo, en otras, a poca distancia, no registraron lluvias. El registro más importante fue el de la localidad de General Pinto, Buenos Aires, con 46,2
mm. El agua dio un respiro a buena parte del norte bonaerense, dejando acumulados de 10 a 30 mm. En Santa Fe alcanzó a sectores del este y en Córdoba, el evento totalizó acumulados de 15 a 25 mm. Los milímetros llegan en un momento muy importante para la oleaginosa y permiten
seguir afirmando las buenas expectativas productivas que hay en la región.

Fuente: GEA. Guía Estratégica para el Agro.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.