BCCBA: Cultivos invernales complicados por la sequía

El Informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba plantea situaciones complejas por la falta de precipitaciones en la actual campaña.

Los cultivos invernales en la Provincia de Córdoba atraviesan un difícil momento. Los más sembrados en el territorio padecen un alto porcentaje en condiciones regulares y malas por la falta de precipitaciones según el informe elaborado por el Departamento de Información Agroeconómica de la Bolsa de Cereales de Córdoba que a continuación publicamos:

Trigo.

Se estima en Córdoba una superficie sembrada de 1,2 millones de hectáreas de trigo, de las cuales el 50% presenta condiciones regulares a malas, con un 92% de la superficie elongado tallos. A partir de un modelo de estimación de rendimientos basado en el agua en suelo a la siembra, se espera que el rendimiento en la provincia alcance los 24 qq/ha y una producción de 2,8 millones de toneladas.

Garbanzo.

Se estima una superficie implantada de 17.800 ha de garbanzo en Córdoba, de las cuales un 43% se encuentra en condiciones regulares a malas. Respecto al estado fenológico, el 35 % de la superficie sembrada
se encuentra en su periodo crítico.

Contexto climático.

Según el Servicio Meteorológico Nacional en la semana del 16 al 20 de septiembre no se esperan precipitaciones en la provincia de Córdoba. Los modelos GFS (Global Forecast System) y WRF (Weather Research and Forecasting) estiman lluvias para la última semana del mes.

Se estima en Córdoba una superficie sembrada de 1,2 millones de hectáreas de trigo, de las cuales el 50% tiene condiciones que varían de regulares a malas. La causa principal de dichas condiciones es la falta de humedad en
el suelo, que genera estrés hídrico moderado y en segunda medida el estrés térmico a causa de las heladas ocurridas en las últimas semanas.
Es importante destacar que el 92% de la superficie triguera se encuentra elongando tallos, momento en el cual queda definido el número de espiguillas en la espiga, por lo tanto, se determina parte del rinde. Solo un 8% del cultivo presenta un estadio fenológico más retrasado.

En cuanto a sanidad se reportó al norte de la provincia la presencia de Arañuela del trigo (Penthaleus major). El principal daño que genera es amarillamiento de la planta y detención del desarrollo. Además, se encontró pulgón verde de los cereales (Schizaphis graminum), cuyo principal daño es la intoxicación de la planta por la saliva del insecto, que causa amarillamiento y en casos severos la muerte de la planta. Las dos plagas se reportaron con baja incidencia.
Las enfermedades que se reportaron son roya anaranjada (Puccinia triticina) y mancha amarilla (Drechslera
tritici-repentis), ambas en baja incidencia. Tanto roya como mancha amarilla afectan directamente el rendimiento.

Modelo de estimación de rendimiento

Desde la BCCBA se desarrolló un modelo de estimación de rendimientos a partir del contenido de agua en suelo hasta el metro de profundidad, medido por el satélite SMAP (Soil Moisture Active Passive, NASA). Este modelo se realizó mediante una regresión lineal, utilizando los rendimientos históricos medidos por el Departamento de Información Agronómica y los valores de humedad históricos obtenidos por el satélite SMAP. A partir de esos datos se logró una ecuación de regresión que permitió estimar el rendimiento para este año teniendo en cuenta la humedad del suelo durante el mes de mayo, el cual arrojo un valor promedio estimado para la provincia de 24 qq/ha (-20% vs. 2019/20). Por otro lado, se estimó una producción de 2.868.800 tn de trigo 2020/21, lo que equivaldría a un 38 % menos que la campaña 2019/20 y un 7 % menos que el promedio de las ultimas 10 campañas. Para dicho cálculo se consideró la superficie cosechable 2020/21 obtenida a través de la última
estimación de la superficie sembrada, el área con destino a cobertura y el porcentaje promedio del área perdida de tres campañas en condiciones climáticas similares a la actual.

Se estima una superficie implantada de 17.800 ha de garbanzo en Córdoba, de las cuales el 43 % se encuentra en condiciones regulares a malas. La principal causa es el estrés hídrico moderado que sufre el cultivo. Según el
reporte de los colaboradores del D.I.A esta situación podría complicarse aún más si no mejoran las condiciones climáticas.
Respecto al estado fenológico, el 35 % de la superficie sembrada se encuentra en su periodo crítico, momento clave para la definición del rendimiento.

En cuanto a plagas se reportó daños por mosca barrenadora (familia Agromizidae) en baja incidencia. El principal daño que produce son galerías internas en el tallo, afectando el tejido vascular de la planta, pudiendo ocasionar la muerte de ramas o de la planta entera.
Por otro lado, se ha reportado Fusarium (Fusarium sp.), esta enfermedad genera marchitamiento, quemado y posterior muerte de la planta. Afortunadamente se detectó en baja incidencia y severidad.

Fuente: D.I.A. Bolsa de Cereales de Córdoba

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.