BCCBA: Por los bajos rindes la rentabilidad de la soja en Córdoba fué nula

La tasa de rentabilidad en Córdoba para soja de primera fue, en promedio, de -0,1% en la campaña 2019/20, 7 puntos básicos por debajo de la campaña previa. Los principales responsables fueron la caída en el rendimiento promedio provincial.

Un informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba muestra los resultados económicos para el productor de soja de la provincia de Córdoba
para la campaña 2019/20. Al analizar la tasa de rentabilidad de la actividad, que sirve como comparación del rubro ante otras actividades, se observa una tasa promedio de -0,1% para la provincia de Córdoba, representando una caída de 7 puntos básicos a comparación de la campaña anterior. El resultado económico que se desprende de este análisis se encontró en el terreno negativo de los USD -0,5 por hectárea, USD 37 menos que el ciclo previo.

Uno de los principales factores que explican la reducción en la rentabilidad es el menor rendimiento promedio de la oleaginosa, que se ubicó en 33,6 quintales por hectáreas para Córdoba, representando una caída de 4,4 qq/ha en relación a la campaña 2018/19. Por otro lado, el precio a cosecha deprimió más el ingreso de los productores, al ubicarse en un nivel inferior al de mayo de 2019. El valor de la soja fue de USD 214,6 la tonelada, implicando un recorte de USD 2,3/tn. Este precio fue afectado por la
modificación en los derechos de exportación que se incrementaron hasta el 33%. De haberse mantenido el mismo derecho de exportación de mayo de 2019, el precio observado habría sido cercano a USD 235/tn, llevando a un resultado económico positivo de USD 31,4/ha y una tasa de rentabilidad del 6,2%.
Por otro lado, si bien los costos indirectos disminuyeron 8%, esto se debe casi exclusivamente a la caída en el precio de la oleaginosa, y no a una reducción de costos reales. El arrendamiento, principal componente del costo indirecto, presentó un incremento en cantidad de quintales de soja por hectárea, pasando de un costo promedio de 10,7 qq/ha en la campaña 2018/19 a un valor de 11,1 qq/ha.
En lo que respecta a los costos directos, los mismos presentaron una disminución del 4%, debido principalmente a la reducción
en el costo de cosecha. En cuanto a los gastos comerciales, se observó una caída del 2%, alcanzando un valor de USD 142/ha. Si bien los servicios de paritaria, secado y zarandeo incrementaron su valor respecto a la campaña previa, la reducción en el costo del flete (USD -1,2/tn) llevó a una caída en los gastos de comercialización totales.

Con respecto al planteo combinado de trigo y soja de segunda, los resultados se han mostrado positivos para el promedio departamental, pero menores a los de la campaña previa. La tasa de rentabilidad se ubicó en 5,7%, con una caída de 4 puntos básicos. El resultado económico fue de USD 30,3 por hectárea, representando un recorte de USD 28/ha.

Para el caso de este planteo, los ingresos totales de la actividad se vieron afectados por eventos contrapuestos. Por un lado, el
rendimiento promedio del trigo fue de 30 quintales por hectárea para la provincia, un 16% mayor al de la campaña previa. Aun
así, el precio del cereal disminuyó en USD 29,6/tn, lo que representó una caída del 15% que anuló gran parte de los mejores rindes.
Por otro lado, la soja de segunda obtuvo tanto un rendimiento promedio menor al de la campaña previa (28,8 qq/ha vs 33,2 qq/ha)
como un precio inferior, resultando en una merma del 9% para los ingresos totales.
En lo referente a los costos directos, disminuyeron un 6% con respecto a la campaña anterior, principalmente debido a la caída
en el precio de la urea y el fosfato. Un 29% de la reducción total de los costos directos se dio en la soja de segunda, y el otro 71%
en el trigo. Contrariamente, los costos de comercialización observaron un incremento del 4% con respecto a la campaña anterior,
como consecuencia de la suba de los servicios de paritaria, secado y zarandeo. Los fletes incrementaron levemente para ambos
cultivos, en USD 0,5 por tonelada transportada.
El efecto final sobre el margen bruto ha sido una caída del 19% con respecto a la campaña 2018/19, alcanzando el valor de USD
400/ha. La reducción en los costos indirectos, debido al efecto del menor precio de la soja en el costo de los arrendamientos, no
alcanzó a compensar este detrimento, y el resultado operativo cayó en USD 64 por hectárea, pero manteniéndose positivo.

La provincia de Córdoba presenta una amplia variabilidad en lo que respecta a calidad de suelos, distancia al principal puerto de exportación y condiciones agrometeorológicas, por lo que la rentabilidad difiere entre zonas. Para la campaña 2019/20 el resultado económico para soja de primera osciló entre USD -97 y USD 54 por hectárea. Los departamentos con mejores resultados fueron San Justo (USD 54/ha), Tulumba (USD 43/ha) y Marcos Juarez (USD 32/tn). Los departamentos del este de la provincia se
benefician de suelos más fértiles y una menor distancia al puerto de Rosario, lo que se traduce en menores costos por flete, mientras que los departamentos del norte y el oeste de la provincia presentan menores costos en el alquiler de la tierra. Por otro lado, los menores resultados se encontraron en Santa Maria (USD -97/ha), Río Cuarto (USD -89/ha) y Calamuchita (USD -87/ha), derivados principalmente de un rendimiento de soja que se ubicó, en promedio, en 28,3 qq/ha, 26,3 qq/ha y 27,4 qq/ha
respectivamente. Dentro de los 17 departamentos analizados, 7 de ellos presentaron rentabilidad negativa.

Fuente: Departamento de Información Agroeconómica. Bolsa de Cereales de Córdoba

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.