El Gobierno impulsa medidas para transparentar la cadena cárnica.

El gobierno nacional trabaja en la definición de medidas que le aporten “transparencia” a toda la estructura comercial de la cadena de carnes con el objeto de consolidar las exportaciones del sector. 

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, señaló: “La transparencia en toda la cadena (cárnica) nos va a permitir asegurarle a los consumidores la calidad de nuestros alimentos, y ampliar nuestros mercados y sus derechos a los trabajadores”.

carne carniceria

Pensando en la necesidad de avanzar en la transformación que requiere el sector, Buryaile expresó que las medidas que se adopten en materia ganadera, industrial y también comercial “redundarán en una mejor producción, mejores ventas y más empleo de calidad”.

Con este objetivo, el ministro encabezó la semana pasada una serie de reuniones con colaboradores como Ricardo Negri (Agricultura) y Rodrigo Troncoso (Ganadería), conjuntamente con Jorge Dillon (Senasa), Marcelo Costa (AFIP) y Sergio Robert, por Agroindustria bonaerense.

Además de analizar cuestiones que hacen a la necesidad de transparentar la comercialización de carnes y regularizar aspectos provisionales e incrementar el empleo en el sector, también se evaluó la situación impositiva de la cadena.

Desde el ámbito nacional se busca, de manera conjunta con las provincias, avanzar con la definición de medidas que permitan consolidar el crecimiento sostenido que se constata actualmente tanto en el stock ganadero como en lasexportaciones de carne bovina, pese a la caída que ofrece el consumo interno.

La facturación del sector frigorífico ronda los $123.750 millones anuales, en un mercado que cumplió en el 2015 con la faena de 12,4 millones de vacunos, que generó 2,5 millones de toneladas comercializadas en el mercado interno y otras 200 mil toneladas que tuvieron por destino la exportación.

Según datos aportados por el sector exportador, el volumen de ventas al exterior logró crecer entre un 10% y 15% en el último año, pese a que se constató una caída sensible en los valores exportables. Así fue que los cortes de carne vacuna de calidad remitidos a Europa retrocedieron desde un valor de u$s16.000 por tonelada hasta un monto de u$s12.400.

Si bien los frigoríficos exportadores vieron con buenos ojos el escenario que abrió la eliminación de retenciones y ROEs, consideran que se debe tener en cuenta la necesidad de estimular la rentabilidad y la producción de hacienda para cumplir con la demanda externa.

Por ello también reclaman la importancia de avanzar con medidas tales como la definición y aprobación de los protocolos de carne enfriada para China e Israel, y gestar la demorada apertura de nuevos mercados tales como Corea del Sur y Filipinas. Todo esto sin descuidar Europa, donde se distinguen Alemania, Holanda e Italia.

Fuente DyN/ Supercampo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.