Informe AgroIdeas: Importante Suba de la Faena Bovina en el Mes de Octubre.

Un nuevo informe de la consultora Agroideas revela que durante Octubre hubo un importante incremento en la faena bovina. Según señala el informe, se “normalizó” luego de la caída registrada en el mes de septiembre. La incertidumbre cambiaria generada en los primeros días del mes de septiembre provocó que los
productores retuvieran los animales hasta ver un panorama más claro en cuanto a los precios. Es así que la faena alcanzó valores de 1,185 M de cabezas – un 19% superior al mes anterior – y un 6,42% en el total acumulado en lo que va del año. Por otra parte, en los primeros días de octubre el gobierno a través del BCRA lanzó el Plan de “emisión cero” con una política monetaria muy dura tendiente a lograr la estabilidad monetaria y contener la inflación. Tiene como cedentes de la plaza y altas tasas de interés con la finalidad de que cada vez “haya menos pesos” para adquirir la moneda estadounidense, lo que generaría una desaceleración en el aumento de los
precios.

La combinación de los altos volúmenes de la oferta de faena sumada a la política monetaria del gobierno con menos pesos en el mercado, provocó una caída de los valores de la hacienda tanto de invernada como del gordo en el mes de octubre, del orden del 4,3%.
A pesar de la caída de los precios de la hacienda, los precios de los distintos cortes de carne vacuna al consumidor mostraron un incremento del 1,3% en octubre de 2018 con respecto al mes de septiembre.
La retrotraída de los precios de la hacienda de invernada en el mes de octubre, provocó que el precio del ternero en los últimos doce meses subiera la mitad que la inflación. En tanto que la inflación se calcula que ronda el 45%, el
ternero de invernada subió solamente un 24% mostrando claramente las dificultades que atraviesa el criador.

Faena y Consumo

Durante el mes de octubre la faena bovina se “normalizó” luego de la caída registrada en el mes de septiembre, alcanzando 1.184.377 cabezas, de acuerdo a los datos publicados por la Dirección Nacional de Control
Comercial Agropecuario – DNCCA – lo que representó respecto al mes anterior y un 6,42% en la faena acumulada con respecto a 2017. Tomando los datos emitidos por los DTE de SENASA, se enviaron a faena 1,216 M de cabezas lo que representó la cifra más alta desde el año 2009.
Las categorías de vacas y vaquillonas son las que tuvieron mayor incremento en el volumen de faena – +17% y
+25% respectivamente – y en dónde la participación de hembras alcanzó el 46,4 % en el mes de octubre. Este
porcentaje si bien no es para asustarse, nos indica claramente que la tendencia es de estabilidad y las expectativas a incrementar el número de vientres son negativas. De continuar creciendo en los próximos meses genera una “luz
amarilla” para el sector.
A su vez la alta tasa de interés que aplican los bancos (+70%), para los descubiertos en cuenta corriente, la compra de cheque, como para los cupones de las tarjetas agropecuarias, dejaron a los productores sin financiación por lo cual terminan recurriendo a la venta de las categorías de bienes de uso – vacas y vaquillonas – para cubrir gastos e pasivos. En cuanto a la faena porcina y aviar, a fin de conocer la oferta total de carne volcada al consumidor,
éstas se comportaron de manera diferente. La faena porcina en los primeros 9 meses del año es 9,4 % mayor
a la del año 2016 y 1,8 % superior al 2017. La rentabilidad del sector productor fue afectada por la devaluación del peso, básicamente en el precio del alimento. Este aspecto puso un freno al fuerte incremento que venía sosteniendo en los últimos años. Asimismo a diferencia de lo ocurrido con las otras carnes, la faena aviar en el año 2018 sufrió una fuerte disminución, del -5,9 % y -9,0 % versus el 2016 y 2017 respectivamente. Los cambios en las relaciones de precios de los insumos y el producto obtenido, hizo que las producciones intensivas se vieran más afectadas.
En conjunto la oferta total de carnes, sumando la vacuna, porcina y aviar continúa siendo elevada. La mayor producción de carne vacuna es absorbida en gran medida por la exportación, con una participación que se incrementa al 16 % en lo que va del año.

Comportamiento de los Precios.

La combinación de la normalización de la oferta de faena sumada a la política monetaria restrictiva del gobierno con menos pesos en el mercado, provocó una caída de los valores de la hacienda tanto de invernada como del
gordo en el mes de octubre, del orden del 4,3%.
Es así que el precio del ternero de la venta del Rosgan de los primeros días de octubre cayó de $ 56,84 a $ 54,39, en tanto que los valores de los remates de los últimos días del mes los precios de la invernada cayeron aún
más, haciendo dificultosa su colocación. La caída del precio del gordo impide la suba del ternero, que históricamente se producía en estos momentos del año.
Si bien la ocupación de los corrales de engorde entró en un período de vaciado, todavía hay un volumen importante de hacienda gorda para enviar a faena. Los establecimientos de engorde a corral se encuentran atravesando una gran dificultad como consecuencia del incremento del precio de la alimentación,
en dónde la energía y la proteína están atados al precio dolarizado de los commodities agrícolas, la suba de los combustibles y demás gastos operativos.
Esto potenciado por la imposibilidad de apalancarse financieramente a tasas razonables. Todo esto hace suponer que en el corto a mediano plazo la oferta de hacienda terminada a corral tenderá a reducirse. La retrotraída de los precios de la hacienda de invernada en el mes de octubre, provocó que el precio del ternero en los últimos doce meses subiera la mitad que la inflación. En tanto que la inflación se calcula que ronda el 45%, el
ternero de invernada subió solamente un 24% mostrando claramente las dificultades que atraviesa el criador.

Precios al Consumidor

A pesar de la caída de los precios de la hacienda, los precios de los distintos cortes de carne vacuna al consumidor mostraron un incremento del 1,3% en octubre de 2018 con respecto al mes de septiembre. El mayor incremento relativo de precios que viene subiendo la carne vacuna al consumidor con respecto al precio de la
hacienda gorda, se ve ampliado en estos últimos tiempos. A principio de ésta década en dónde el precio de
la hacienda había subido en forma importante como consecuencia de la escasez de oferta que había, el mismo no podía transferirse completamente al público en su totalidad (relación precio consumidor / precio hacienda gorda = 2,38). En la actualidad el precio final que paga el consumidor es 3,04 al precio que recibe el productor. Evidentemente la suba de los otros costos del comercio minorista – energía, alquiler, personal, retiros, etc – y el menor incremento relativo del precio de la hacienda llevó a tener la mayor relación entre el precio al
consumidor y el precio de la hacienda.
En tanto que los precios de la carne aviar se incrementaron en un 0,64% en el último mes con un acumulado del 57% en los últimos doce meses. La crisis que venía sufriendo la industria avícola en los últimos años, como consecuencia del incremento de su producción y stocks acumulados, sumado al incremento
de los costos de alimentación y de producción, llevó a la disminución de la producción tal como mencionábamos anteriormente. Esto provocó la recuperación de precios que tuvo el sector en los últimos doce meses.
Comparativamente con otros alimentos, la carne vacuna ha subido menos que otros alimentos. Puede mencionarse el fuerte incremento en los precios de los fideos (+89%), arroz (+76%), aceites (+58%), pollo (+57%) contra
un 40% de la carne vacuna .

Conclusiones

Está comprobado en los últimos meses que cuando se resintió la oferta de animales en pie, como consecuencia de feriados, paros gremiales o lluvias prolongadas que impidieron el normal arribo de animales a las fábricas, el
precio de la hacienda subió. Vale esperar que ésto sucediera en los próximos meses cuando la oferta de hacienda de calidad proveniente de feedlot disminuya como consecuencia de la dificil situación por la que atraviesan con
éstos valores. En nuestros anteriores veníamos pronosticando importantes subas de la hacienda hacia fin de año, cuando ésta oferta de feedlot disminuya.
En contraposición, el productor debe incrementar sus ventas de stocks para cubrir sus necesidades financieras, gastos operativos, presión impositiva y retiros.
Por otra parte, por el lado de la demanda en el mercado interno se encuentra cada vez más retraída por la merma en el nivel de actividad con bajo poder adquisitivo a consecuencia de la importante recesión que está sufriendo
la economía.

Por lo cual la clave para los próximos meses será la pulseada en la “Baja de Oferta de animales de calidad” proveniente de feedlot, versus la “menor demanda en el mercado interno” a causa de la crisis económica.

Fuente: Consultora Agroideas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.