La edición 2023 de Buenas Prácticas Agrícolas cerró con números récord

Validaron prácticas 3.602 productores cordobeses, de los cuales el 30% ya recibió sus beneficios. Se contabilizaron 11.426 unidades de manejo, que representan 3.000.156 hectáreas y 25.116 prácticas declaradas.

Con números récord, el 30 de septiembre cerró la inscripción para la edición 2023 del programa de Buenas Prácticas Agropecuarias (BPAs), a cargo del Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Provincia de Córdoba.

En la séptima edición del programa, 3.602 hombres y mujeres de campo enviaron a revisión sus prácticas. En cifra totaliza 11.426 unidades de manejo, que representan 3.000.156 hectáreas y 25.116 prácticas declaradas por los productores; logrando los mejores guarismos desde la puesta en marcha de la iniciativa, que fue reconocida por Naciones Unidas y obtuvo el Premio CiTA en la categoría Innovación Tecnológica en el rubro “Educación y generación de conocimiento”.

En tanto, el ranking por departamentos está encabezado por San Justo, Presidente Roque Sáenz Peña, Córdoba, Marcos Juárez y Río Segundo.

Otra particularidad es que este año la inscripción comenzó en marzo y a medida que los productores validaban las prácticas se confeccionaron los expedientes administrativos para que reciban los beneficios de manera rápida. Actualmente, y en un hecho inédito para el programa, el 30% de los productores que cargaron en 2023, ya percibieron sus incentivos en el mismo año.

“Los productores de Córdoba se comprometen cada vez más con este desafío de multiplicar acciones y apostar por un modelo cada vez más sostenible”, afirmó el ministro Sergio Busso. Asimismo, destacó que el programa “es una política pública, resultado de una profunda articulación púbico-privado”.

Por su parte, el director de Desarrollo Agropecuario Sostenible, Santiago Dellarossa, afirmó: “Estamos orgullosos de que año a año más hombres y mujeres se sumen y sigan demostrando el trabajo y el compromiso que hay tranqueras adentro”.

Cabe recordar que el programa premia a los productores que hacen bien las cosas, a través de la validación de una serie de técnicas y métodos de trabajo, con eje en el cuidado del ambiente.