Las lluvias de setiembre salvan al Trigo en la región núcleo

25

La falta de precipitaciones y las altas temperaturas de agosto dejaron 300.000 ha de trigo regulares. Solo una lluvia en esta semana podía frenar la pérdida de macollos y mantener las expectativas de altos rindes. 

Agosto finalizó con un 20% del trigo regular en la región

La falta de lluvias y la desecación del suelo por las altas temperaturas con las que terminó el mes de agosto dejó 300.000 ha de trigo regulares. En la última semana, la
demanda atmosférica de humedad se profundizó y sumó 100.000 ha más a la condición regular. La disminución del número de macollos es lo que se estaba jugando en estas semanas. De seguir las altas temperaturas y la falta de lluvias, esta hubiese sido la primera limitante importante para del cultivo.
¿Por qué estas lluvias de setiembre han sido claves para el trigo?
Porque los técnicos coincidían en señalar que “con una semana más sin agua, los efectos de la falta de agua en el rinde serían irreversibles”. Se necesitaban al menos
30 mm en el centro sur de Santa Fe, este de Córdoba, e incluso en el noroeste de Buenos Aires. Solo hacia el sur santafesino y el noreste bonaerense, por tener mejores reservas de agua, se necesitaban al menos 20 mm. Con un 25% del cultivo empezando a encañar, solo una lluvia en esta semana podía frenar la pérdida de macollos y mantener las expectativas de altos rindes en la región
núcleo. Por eso, esta semana marcará un hito en este ciclo productivo. Además, el cultivo este año está muy bien fertilizado en toda el área, no había tenido problemas
de implantación y tenía un buen desarrollo. Por lo que se espera una excelente reacción tras estos días de tormentas. El problema era revertir esta “sequía de
arrastre” como la definían los técnicos de Pergamino.
Agosto terminó sin lluvias, siendo el tercer mes del invierno con un comportamiento pluvial deficitario.
Tambien el evento ha sido muy oportuno para compensar el aumento de la demanda de humedad que ya era muy significativa en la franja mediterránea. Y como tambien
dice el Dr. Aiello, “estas lluvias de setiembre son muy importantes porque constituye un cambio en la dinámica atmosférica instalada durante los últimos treinta días”.
¿Las lluvias llegaron para todos?
Lamentablemente, no: el evento que comenzó el 1ro de setiembre y se extendió durante la jornada del 2 dejó zonas con montos muy importantes y otras en las
que no dejó siquiera un milímetro. El centro sur de Santa Fe junto al noreste de los departamentos de cordobeses de Marcos Juárez y Unión recibió entre 20 a 60 mm. Le sigue los alrededores de Rosario y las localidades cercanas a la costa del Paraná, el corredor que va de Rosario hasta Ramallo y Baradero, con 20 a 40 mm.

Hacia el oeste de Buenos Aires los milímetros bajan con montos de alrededor de los 10 mm. Guatimozín, en Córdoba, y Maggiolo y Rufino, en Santa Fe, han quedado
con el marcador en cero. En la región pampeana se destaca el excelente comportamiento de las lluvias en el centro sur de Entre Ríos y en gran parte del centro y noreste de Buenos Aires, dónde han superado los 30 mm.

Fuente: BCR . Guía Estratégica para el Agro.