Miles de tucumanos recibieron el 9 de Julio y entonaron el Himno Nacional en la Casa Histórica

5
En un acto encabezado por Gabriela Michetti, más de 200 mil personas se volcaron a las calles de la capital tucumana al grito de «¡Viva la Patria!»

Una multitud estimada en más de 200 mil personas se volcó a las calles de esta capital para recibir a las cero horas de este sábado 9 de Julio el Bicentenario de la Independencia Argentina, con gran fervor patriótico y la emoción a flor de piel. «¡Viva la Patria!¡Viva la Independencia!¡Viva Tucumán!», fueron las palabras que, al unísono, retumbaron en los alrededores de la Casa Histórica, donde tuvo lugar el acto de vigilia por el cumpleaños número 200 de nuestra Nación, que fue encabezado por la vicepresidenta, Gabriela Michetti , el gobernador, Juan Manzur y el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro.

 

También estuvieron presentes en el festejo el arzobispo de Tucumán, Monseñor Alfredo Zecca; los ministros de la Nación Alfonso Prat Gay (Hacienda y Finanzas Públicas), Guillermo Dietrich (Transporte), Esteban Bullrich (Educación), Rogelio Frigerio (Interior, Obras Públicas y Vivienda); el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó; el titular del Plan Belgrano, José Cano; el secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación, Domingo Amaya; los gobernadores de las provincias de Chaco, Chubut, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, La Rioja y Misiones; y el vicegobernador de Santa Cruz.

La ceremonia oficial, de la que participaron vecinos, turistas, autoridades nacionales y provinciales y representantes de agrupaciones gauchas de distintos puntos del país, se inició con el tradicional Relevo de Puestos de la Guardia de Honor de la Casa Histórica, a cargo del Liceo Militar Gregorio Aráoz de Lamadrid. Luego, se rezó una oración interreligiosa por nuestra Patria, con la presencia de la imagen de la Virgen de la Merced, Generala del Ejército Argentino y Patrona de Tucumán. Los dos últimos oradores fueron el intendente Alfaro y la vicepresidenta.

 

El intendente de la capital tucumana leyó la «Oración por la Patria», que entre sus líneas expresa el deseo de ser «una Nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común».

 

Michetti, por último, transmitió un extracto de la carta que el papa Francisco escribió a Monseñor José María Arancedo, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, dirigida a los obispos, las autoridades nacionales y a todo el pueblo argentino. «Deseo que esta celebración nos haga más fuertes en el camino emprendido por nuestros mayores hace ya doscientos años», enunció el Sumo Pontífice en la misiva dirigida al pueblo argentino.

Cuando el reloj marcó el inicio del 9 de julio, las voces de los presentes se unieron para entonar las estrofas del Himno Nacional. Luego, un espectáculo de fuegos artificiales le puso punto final a la fiesta de bienvenida al Bicentenario.

A pocas cuadras de la Casa Histórica, en la plaza Independencia, los miles de argentinos que participaron de la vigilia compartieron 200 tortas de cumpleaños, uno por cada año de rotas cadenas de la Nación Argentina.