Por no fertilizar correctamente la soja, el productor pierde casi 160 dólares por hectárea

Según un estudio de A.C. Fertilizar, la soja tiene una evidente respuesta a una completa nutrición, pero el mito del “yuyo” le ganó al productor que se conforma con los rindes del vecino.

De la mano de Fernanda González Sanjuan, Jorge Bassi y la destacada participación el Ingeniero Luis Ventimiglia, perteneciente al INTA 9 de Julio, la Asociación Civil Fertilizar organizó una jornada técnica para debatir sobre nutrición en soja, y derribar algunos mitos.

El primero en caer fue el de la soja=yuyo que no responde a la fertilización. Un ensayo de la Asociación realizado en la región pampeana demostró una gran respuesta a un esquema productivo de alta nutrición (30P, 16S, 1,5Zn), en el que se consiguió elevar los rendimientos de la oleaginosa en 639 Kg/Ha, lo que al precio disponible de hoy (9.450 $/Tn) y la cotización del dólar a $37,60, significa 158 u$s/Ha.

“El productor está utilizando las recomendaciones que generamos hace 15 años, pero el tema es que hemos ido sacando nutrientes del suelo, y algunas zonas que eran ricas en Fósforo, hoy ya no lo son. Por ese motivo encontramos que hoy en día la respuesta es mucho más alta”, indicó Jorge Bassi, vicepresidente de Fertilizar.

Pero el impacto no sólo está en el bolsillo del productor, sino que según el estudio hay 8,9 millones de hectáreas a nivel nacional que están en condiciones de expresar respuestas a altas nutriciones, eso generaría que la producción nacional de soja se incremente 5,6 millones de toneladas. Nada más y nada menos que 1.400 millones de dólares que el país no produce por el mito del “Yuyo sojero”.

¿Y el costo de esa fertilización de alto rendimiento? Se estará pregunto alguien. Según el estudio, la inversión requerida para cumplir con dicha nutrición es de 92 u$s/Ha, un aumento de 65 dólares en comparación

con el promedio regional. ¿Y el margen de ganancia? Grita algún apurado. Veamos el gráfico:

Bassi además explicó que la relación insumo/producto para esta campaña 2018/19 es de 2,97, o sea que necesitamos casi 3 kilos de soja para pagar uno de un fertilizante fosfotado,  “la cual sigue siendo favorable pese a la caída con respecto a la campaña anterior que era de 2,56”.

Por último, el directivo de Fertilizar dejó en claro cuáles son las recomendaciones para el manejo de la nutrición en soja:

Nitrógeno: inocular adecuadamente.

Fósforo: hacer análisis de suelo y aplicaciones divididas cuando se apliquen dosis altas (anticipada en invierno la mayor parte y luego el resto).

Azufre: aplicar de 10 a 12 kg/ha, si o sí.

Zinc: hacer análisis de suelo y aplicar. Respuestas considerables en muchas regiones.

Boro: para la fijación, aplicar vía foliar.

“Este paquete tiene respuestas que se dan en el mismo año y que en lo que hace a ganancias pueden llegar al 100%. No hay tantas inversiones que den 100% en dólares en 6 meses”, finalizó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.