SUSTENTABILIDAD: NO ES SOLO ROTAR

La importancia de los cultivos invernales como el trigo crece en años húmedos. Más allá del aporte en cuanto a la estructura y cobertura del suelo, cada vez es más evidente el papel que juegan contra los excesos hídricos.

Pilu-nota

Durante la última jornada de Argentrigo, la presidente de Aapresid, María Beatriz Pilu Giraudo, repasó los logros de la siembra directa, donde gracias a la nueva tecnología de producción aumentó un 150% la producción con un superficie solamente 50% mayor.

Actualmente, la siembra directa no basta por sí sola, sino que debe ir acompañada de buenas prácticas agrícolas y un uso adecuado de tecnología según el ambiente. En este sentido, Pilu expresó que no es aconsejable el uso masivo de tecnologías sino que es necesario hacer aplicaciones específicas.

Según Giraudo, el papel que juega la biotecnología será cada vez mayor debido a que es fundamental aprovechar cada vez mejor la fotosíntesis además de lograr cultivos tolerantes a salinidad, con menores requerimientos minimizando el uso de fitosanitarios.

Un grave problema de la falta de trigo en los campos es el menor uso del agua con todos los problemas que eso trae a partir de los excesos hídricos tan comunes en la zona núcleo. Aquí, la líder mostró un caso de 2 lotes contiguos donde, luego de las excesivas lluvias ocurridas en junio, en uno se sembró trigo y en el otro se hizo un barbecho esperando una soja de primera. Las ventajas del uso del trigo estuvieron a la vista, mientras que el lote sembrado tenia una condición hídrica normal, el que esperaba la soja continuó con el mismo exceso que se había observado unos meses antes.

Por otro lado, se destacó el papel que juega el cereal como descompactador de suelos por la cabellera radical que desarrolla y ocupa los poros del suelo. Además, Giraudo afirmó que el lote ocupado por el trigo es menos susceptible a la colonización de malezas y explicó que el gran avance de las malezas difíciles se dio en los años donde bajó fuerte la superficie triguera.

Entre las grandes preocupaciones de la entidad esta la pésima relación Soja:Maíz de nuestro país y que la superficie en siembra directa haya bajado un 2% principalmente por el problema de malezas difíciles en monocultivo de soja. Además, en este contexto retractivo, el uso de alta tecnología en los campos bajó un 10%.

En cuanto a las malezas resistentes, los márgenes con o sin malezas son muy diferentes, en casos extremos se llegan a gastar 120USD/ha por un control que es únicamente paliativo.

trigo-argentino

Para demostrar las grandes ventajas del sistema de directa con buenas prácticas Aapresid puso en marcha el proyecto Biospas junto con empresas y organizaciones educativas donde se compara el suelo virgen, con lotes con buenas prácticas y lotes con malas prácticas. Los resultados obtenidos hasta hoy indican que entre el suelo virgen y las buenas prácticas hay muchas similitudes y que aun se observan situaciones similares entre el suelo con buenas prácticas y el lote con malas prácticas. Lo importante es que las condiciones en donde coinciden parámetros de suelo virgen con el lote de malas prácticas resultan ínfimas y hasta despreciables.

En cuanto a la capacidad del sector para revertir esta situación Giraudo afirma que se pueden llegar fácilmente a 16 mill de toneladas de trigo en uno a dos años donde la zona núcleo se lleve los 4,5 mill de toneladas que supo producir años atrás. En estas condiciones se mejoraría fuertemente la producción, con mejores rindes, menores problemas de excesos hídricos y erosión asociada y malezas difíciles.

Desde el punto de vista de la comunicación con la sociedad en general Aapresid viene trabajando fuertemente. El ejemplo es el programa “Aula Aapresid” donde se comunica qué es lo que hace el agro y cómo lo hace.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.