Trigo: Advierten que las lluvias de las últimas semanas podrían provocar caída de calidad.

Una campaña de trigo que se encaminaba a una supercosecha de 22 millones de toneladas fue mermando producto de diversos episodios climáticos que llevaron las estimaciones hasta los 19 millones de toneladas. Una proyección que sumaria un nuevo recorte producto de las recientes precipitaciones, según publica Agrofy News.

El Ing. Agr. Cristian Russo, Jefe de estimaciones de la Guía Estrategica para el Agro de la Bolsa de Comercio de Rosario, realizó un repaso de los últimos eventos climáticos y adelantó que se encuentran evaluando el impacto del evento climático reciente que generó anegamiento en muchas zonas.

La última estimación de la Bolsa de Comercio de Rosario se basó en un rinde promedio de 21 qq/ha de trigo: “No es un mal número para el país, pero habrá que ver cuales son las consecuencias de este último evento”. “Los 19 millones de toneladas están en duda, quizas estemos más cerca de los 18,5 millones“.

Russo comentó que durante las últimas campañas los técnicos y productores pusieron mucho interes en el cultivo de trigo, lo que se vio traducido en el manejo y la inversión durante el actual ciclo: “Estaba todo dado para revertir los números en rojo que dejó la soja producto de la sequía, pero el clima volvió a fallar“.

“Está lloviendo en el peor momento“, señaló y explicó que en la zona núcleo estabamos a días de arrancar con la cosecha. “Ya es tarde para que estas lluvias consoliden los rindes, solo traen más problemas”.

A modo de ejemplo, en la localidad de Bernardo de Irigoyen, al sur de Santa Fe, cayeron al menos 320 milímetros desde que comenzó el temporal de precipitaciones. El mayor núcleo de la tormenta estuvo en el centro de Santa Fe, hay cinco departamentos muy afectados con lluvias de 150 a 230 mm. El segundo, en Buenos Aires: Saladillo acumuló 220 mm

“Es una campaña que está muy bien fertilizada y que arrancó con buenas reservas, pero también se vio afectada por la falta de agua en momentos claves para la definición de rendimiento”. Durante los meses de invierno el cultivo sufrió un importante estrés producto de las escasas precipitaciones, especialmente en la provincia de Córdoba.

Russo destacó también la inestabilidad atmosferica que se observa actualmente. “Solo en la región núcleo estamos hablando de 100 mil hectáreas perdidas“.

Mientras tanto, otra de las dudas que se plantean están relacionadas a la calidad. Si bien podría haber pérdidas en el volumen de producción, la calidad va a ser la que reciba el mayor golpe tras el reciente evento climático.

Fuente: Agrofy News.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.