AgroIdeas: Estabilización de los Precios de Hacienda y al consumidor

La consultora evaluó que la faena de vacas sigue con un porcentaje alto por la exportación a China.

La Secretaría de Agroindustria dio a conocer el stock de hacienda vacuna a marzo de 2019, que alcanzó a 53.945.808 cabezas manteniendo una marcada estabilidad con respecto a 2018. Para destacar es la continuación de la disminución de los novillos, como viene ocurriendo los últimos años, y en menor medida las vaquillonas y las vacas. Asimismo, se observa una muy leve mejora en el número de terneros y terneras en relación con las vacas existentes; siendo el incremento mayor en el número de novillitos en un 5%.

En cuanto a los precios de la hacienda tanto del gordo como de la invernada, como mencionáramos en nuestro informe anterior, estos no sufrieron modificación y comienzan a perder frente a los insumos que continúan aumentando de precio. La relación Invernada/gordo se mantiene ligeramente por debajo de 1. Con respecto al mercado mundial, la aparición de la Peste Porcina Africana en China está causando un cambio de perspectivas en el comercio de las carnes, con mayores volúmenes posibles de importación de carne por parte de China y estableciendo un signo de incógnita sobre los volúmenes de alimento que importarán, fundamentalmente soja.

Faena y Consumo

De acuerdo con los datos preliminares publicados por la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario, la faena en el mes de abril fue de 1.087.391 cabezas, acusando una baja en la faena acumulada del 1° cuatrimestre del 3.5% con respecto al mismo período de 2018, pero superior en un 6% a la faena del 2017. Por lo cual la faena total en lo que va del año se encuentra en valores ya vistos en años anteriores. La atención está puesta en como se desagrega por categorías la faena vacuna. El tema de análisis básicamente es la faena de hembras y en detalle el volumen de vacas en faena. Si bien el porcentaje de hembras en la faena en el mes de abril fue alto, por encima del 50%, pudo este valor verse afectado por una disminución en el valor nominal de machos faenados. Para tener otras referencias se analizó la faena de vacas en el primer cuatrimestre, como valor absoluto y como porcentaje sobre su stock en los últimos 8 años. A partir de estos datos surge que la cantidad de vacas faenadas en los primeros cuatro meses es de 880.307 y es la mayor desde el año 2012. Asimismo, medido en porcentaje sobre su stock es del 3,72%, siendo este valor también el más alto, contra el 2,93% del año 2012 o el 3,11% del 2018. Por lo cual, si bien no se puede decir que estamos en un período de liquidación, mantenemos nuestro concepto que es un punto a prestar atención en los próximos meses y sigue la luz amarilla encendida.

Peste Porcina Africana en China

Desde su descubrimiento en agosto de 2018, la aparición de Peste Porcina Africana (PPA) se ha extendido a todas las provincias de China continental en forma rápida y destructiva, cambiando las perspectivas del comercio internacional de carnes. China posee el rodeo más importante de cerdo del mundo, con 441 millones de cabezas lo que representa el 55% de la población mundial. Aunque es incierta la magnitud de la caída del stock total durante 2019, en enero el USDA estimó el inventario de cerdos de China en 428.1 millones de cabezas, un 3 por ciento menos que el año anterior, pero pronostica que el stock caerá a 350 millones para fines de 2019, siendo éste el nivel más bajo desde la década de 1980. La PPA es una enfermedad altamente contagiosa que afecta a porcinos y jabalíes producida por un virus que provoca hemorragias, fiebre alta y la muerte en pocos días con una tasa de mortalidad que puede alcanzar el 100%. La enfermedad la pueden contraer en forma directa como a través de picaduras de garrapatas o por vehículos o prendas contaminadas. Para el control de la enfermedad es indispensable el control de accesos a las instalaciones ganaderas y una limpieza extremada de instalaciones y vehículos, incluyendo la desinfección de botas, jaulas de camión, así como reducir los accesos de servicios externos. No es una enfermedad zoonótica. Si bien los datos oficiales sobre los niveles de sacrificio representan una fracción del suministro total de cerdos de China, los informes no oficiales de China sugieren pérdidas muchos mayores. La rápida y amplia propagación geográfica de los brotes, la densidad extrema de la producción de cerdos y la falta de bioseguridad en muchas granjas pueden implicar una mayor incidencia de la enfermedad. A pesar de la reciente desaceleración de los brotes, la PPA sigue siendo un problema y hay pocos indicios de que los productores hayan comenzado a repoblar sus granjas. Las autoridades han tratado de despejar rápidamente las zonas de cuarentena y reducir las restricciones de tránsito que afectaron a los mercados el año pasado. Se pronostica que la producción de carne de cerdo disminuirá en un 10 por ciento en 2019 en medio de una liquidación agresiva del rodeo reproductor. En tanto sus importaciones aumentarán con creces en 2019 en respuesta a los menores suministros y al alza de los precios internos de la carne de cerdo. Se pronostica que las mismas aumentarán en un 41 por ciento para 2,2 millones de toneladas, justo por encima del récord anterior de 2.181 millones de toneladas dado en el año 2016. China ha aumentado de manera constante sus importaciones en los últimos 10 años y ahora es el principal importador mundial, representando alrededor de una cuarta parte del comercio internacional. A pesar de los esfuerzos para contener la enfermedad, continúan surgiendo brotes y se acumula evidencia de que China no podrá erradicar la PPA en el corto plazo. Los impactos de las enfermedades, la baja rentabilidad y el alto riesgo contribuyen al cierre a gran escala de las granjas porcinas y al desincentivar la repoblación por parte de las granjas restantes. A pesar del incremento en las importaciones, el consumo de carne de cerdo se reducirá a un mínimo en 10 años debido a la disminución de los suministros internos y la reducción de la demanda. Muchos consumidores han reducido o dejado de comer carne de cerdo debido a preocupaciones de seguridad alimentaria, a pesar de la falta de impacto en la salud humana. Para apaciguar a los consumidores, empresas, escuelas y otras instituciones interesadas, han anunciado que no servirán carne de cerdo. A medida que disminuye la oferta de carne de cerdo, se espera que los precios nacionales de la carne de cerdo comiencen a subir y repriman aún más la demanda de carne porcina. Por lo cual, es esperable que los consumidores cambien la demanda a otras proteínas, especialmente la carne de pollo y otras aves, pero también los mariscos, el cordero y la carne de res. Estas pérdidas no podrán compensarse en su totalidad con el incremento en las importaciones, ni reemplazarse fácilmente por otras proteínas (pollo, pato, mariscos, carne de res y carne de ovino), dando como resultado un déficit en el suministro neto de casi 10 millones de toneladas métricas en el suministro total de proteína animal de 2019.

Conclusiones

La estabilidad de los precios de la hacienda y la recuperación del volumen de carne en faena permitió que no se produjeran aumentos al consumidor. La exportación de carne sigue firme, fundamentalmente actuando en la compra de vacas con destino a China. La aparición de la PPA es un motivo de cambios en el comercio mundial, con la perspectiva de un fuerte aumento por parte de China en las importaciones de carne y de presión sobre los precios. A nivel local, la disminución de novillos en el stock es un déficit que el sector no logra solucionar y el nivel de faena de vacas si bien no es de gran preocupación, es para prestar atención. Asimismo, siempre sostenemos que la solución es mejorar la eficiencia en la tasa de procreo y producir más terneros con las mismas vacas. Sería deseable que estemos ingresando en este camino y mejoremos la eficiencia del stock.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.