BCCBA: Por la sequía, el valor bruto del trigo caería hasta un 51%

La campaña 2020/21 comenzará marcada por la sequía. Un informe de la Bolsa de Cereales muestra complicaciones en el cereal por la falta de agua.

La eliminación de los derechos de exportación al trigo a fines de 2015 fue un gran incentivo para la siembra del cereal durante los años subsiguientes. El promedio de área sembrada se incrementó 112% entre el período que comprenden las campañas 2009/10 hasta 2013/14 y el período comprendido por las campañas 2014/15 hasta 2019/20. Algo similar ocurrió con la producción, que incrementó un 247% entre ambos períodos, alcanzando una cosecha promedio de 4 millones de toneladas en las últimas seis
campañas que se tradujeron en un valor bruto de la producción promedio de USD 800 millones por año.

Sin embargo, sumado a los nuevos derechos de exportación (12%), la campaña 2020/21 se encontrará marcada por la sequía que afecta a Córdoba desde hace ya cuatro meses. Muchos productores decidieron reducir o hasta cancelar la siembra de trigo debido a la falta de agua. Durante la segunda quincena de abril, se esperaba que el área sembrada con el cereal se extienda a 1.481.000 hectáreas, lo que representaba una disminución del 10% respecto a la siembra de la campaña anterior. Un mes más tarde, la estimación se redujo a 1.425.400 hectáreas, y terminaría por disminuir hasta las 1.264.300 hectáreas estimadas en junio.

Este último valor implicaría una reducción del área sembrada de trigo de 23% con respecto a la campaña 2019/20, y de 8% en comparación a las últimas 6 campañas. Por otro lado, en mayo se realizó una estimación de producción de trigo que resultó en 3.420.000 tn, que se traduce en un rendimiento promedio de 24 qq/ha. Sin embargo, se espera un recorte mayor en la producción, debido tanto a la caída en el área sembrada como a los menores rendimientos que encontrará el cereal si la sequía continúa.
En este informe se han planteado tres posibles escenarios. En primer lugar, la posibilidad de que el rendimiento del cereal se mantenga en torno a lo esperado en mayo, es decir, 24 qq/ha. Un segundo escenario con un rendimiento de 21 qq/ha, y una tercera posibilidad, más pesimista, de encontrar un rendimiento de 18 qq/ha.

En el primer escenario, el valor bruto de la producción, es decir, la cantidad de dólares que podría generar la provincia si exportara el total de su producción sería de USD 614,2 millones, 34% menos al valor obtenido en la campaña 2019/20. Por otro lado, el ingreso bruto de los productores, es decir, el monto resultante de valuar toda la producción a precios internos se esperaría en USD 562,9 millones. Con respecto al productor de Córdoba, el planteo combinado de trigo con soja de segunda se estimaría con
una rentabilidad negativa del -4,5%, y un resultado económico de USD -25,9 /ha.
Para el segundo escenario, se espera un valor bruto de la producción de USD 537 millones y un ingreso bruto de los productores por USD 492,5 millones. Mientras que la tasa de rentabilidad estimada para este escenario descendería hasta el -12%, con un resultado económico negativo de USD -68,9 /ha. Para contrarrestar este importe negativo, el precio disponible del trigo tendría que superar los USD 223 /tn (considerando un precio de soja constante en USD 239,6 /tn).

Con respecto al último escenario, donde el trigo tendría un rendimiento promedio en la provincia de Córdoba de 18 quintales por hectárea, el valor bruto de la producción descendería hasta los USD 460,6 millones, y el ingreso bruto de los productores se acercaría a USD 422,2 millones. Mientras que para el productor promedio de la provincia estos rendimientos significarían una tasa de rentabilidad negativa de -19,5% y un resultado económico de USD -111,9 /ha. Con un precio de soja constante, una rentabilidad nula para el planteo combinado requeriría que el precio del trigo se elevase hasta los USD 255 /tn a fines de año.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.