La OCDE recomendó que Argentina elimine las retenciones a fines de 2020

Por primera vez, el ente incluyó al país en su monitor anual de agricultura de sus socios y de algunos emergentes. Afirma que el Estado penaliza al sector, que tuvo un perjuicio de 15,3% en los últimos dos años.

Resultado de imagen para cosecha de soja

Argentina debe eliminar las retenciones a las exportaciones, que rigen desde septiembre último, el 31 de diciembre de 2020 tal como lo previó y anunció el Gobierno en el marco de las medidas para reforzar
ingresos en el camino al equilibrio scal comprometido con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el acuerdo stand-by por u$s 57.000 millones.
La recomendación surgió de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que en su Monitor de Política Agropecuaria y evaluación 2019 incluyó a Argentina entre los países relevados, miembros de la OCDE, más las principales naciones emergentes.
En el trabajo, difundido este lunes en París, el organismo reforzó que los países que subsidian a su producción agropecuaria deben ir hacia la eliminación de esas ayudas.
Expuso que esas subvenciones se incrementaron en los países de la OCDE al 19,2% de sus ingresos brutos, un alza de casi 2 puntos contra los vigentes en 2017 (17,7%).

Por su parte, Argentina -junto con la India-, es de las naciones que no solo no subsidian a sus productores agropecuarios sino que les impone gravámenes a las exportaciones, lo que impide que los ruralistas accedan a los precios internacionales de lo que producen.
Así, la entidad calculó que los productores argentinos tuvieron «apoyo negativo» estimando en 15,3% de la producción agrícola bruta.
En su capítulo destinado a Argentina, la OCDE repasa que el castigo al agro se mantiene en las últimas 2 décadas 12,3% negativo de la producción agrícola bruta 2000/02; y 15,3% negativo en 2016/18, alcanzando un menos 51% en 2008 en medio de las retenciones móviles impuestas por el gobierno de Cristina Kirchner, Y resalta que pese a la carga scal, la producción y exportaciones del agro argentino crecieron «debido a un sector
privado muy dinámico e innovador».
Además, la OCDE sostiene que la eliminación y baja gradual para la soja de las retenciones, decidido por Mauricio Macri en diciembre de 2015, fue «un movimiento en la dirección correcta».
«Los impuestos a la exportación crean distorsiones e ncertidumbres»,resaltó y apuntó que los problemas macroeconómicos que derivaron en la fuerte devaluación del peso en 2018, la ida al FMI y la necesidad de garantizar ingresos extra para apuntalar el camino al décit cero, hizo que se  estableciera un nuevo impuesto a las exportaciones.
«Aunque menos distorsionado (que en la etapa previa), este nuevo impuesto debería eliminarse de la forma prevista en el plan del gobierno actual (31 de diciembre de 2020)», completó la OCDE.
Y reforzó que esa eliminación debe ir integrado a un reformado sistema tributario general, que permita «mejorar la certeza política con fuentes alternativas de ingresos scales».
En ese sentido, el organismo que dirige Angel Gurría consideró «crucial» que las autoridades argentinas encuentren «el equilibrio adecuado entre la eliminación gradual de las retenciones y la necesidad a corto plazo de
aumentar el los ingresos».
También plantearon que la política agrícola podría estar mejor anclada en una legislación amplia, como una Ley marco y una reformadelsistema tributario. «Históricamente, las políticas argentinas han sido impredecibles y sistemáticamente sesgadas contra agricultura», indicaron.

CRONISTA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.