Trigo: Rinde récord en Cañada de Luque con riego inteligente

La Empresa Kilimo realizó el seguimiento del balance hídrico de la campaña, acompañando al productor con informes de evapotranspiraciones, agua útil en los campos entre otros.

Un productor del Cañada de Luque, Córdoba – Argentina, generó rindes superiores a los medios registrados en la zona, con un récord de 82 quintales en su lote de trigo.
Según el registro de la Bolsa de Cereales de Córdoba, los rindes en secano de las últimas cinco campañas rondan en 25,4 qq/has en esta región. Por su parte, en producciones bajo el promedio se encuentra en 37,6 qq/has. Nuestro cliente miembro del C.R.E.A. (Consorcio Regional de experimentación Agrícola) cuenta con alta tecnificación en sus campos ubicados a 130 km al norte de Córdoba Capital, lo que le permitió superar este registro.

El rinde hace referencia a la producción que puede alcanzar la variedad de un cultivo, medida en unidades físicas de producto por hectárea, cuando se siembra con las condiciones ambientales indicadas, con toda la tecnología de insumos requerida, las mejores prácticas de manejo, con control eficiente de malezas, insectos, etc. Pero sobre todo sin restricción de agua.

El riego complementario será más importante en aquellas regiones donde la principal limitante de los rindes sea la falta de agua -tal es el caso del norte de Córdoba-. Es decir que hay una brecha importante entre los rindes potenciales sin y con restricción agua; reducir la brecha entre rindes observados y potenciales es una responsabilidad de cada productor y establecimiento.
La brecha existe porque los rindes potenciales se estiman optimizando todo el proceso desde lo “productivo”, suponiendo la cantidad y calidad exacta de insumos requeridos (semillas, fertilizantes), la mejor tecnología de producción, las decisiones correctas en los momentos oportunos, etc.; pero en la realidad la producción presenta muchas heterogeneidades en todas las dimensiones y variables antes mencionadas.

A continuación le contamos el manejo de todos estos factores que hizo nuestro cliente para lograr rindes récord :
● El agricultor sembró su trigo el 23/05/2019 con una densidad
de 160 Kg/Ha a 21 centímetros entre líneas . La variedad
seleccionada fue Don Mario – Algarrobo.
● En cuanto a la fertilización, usó Fertilizante líquido de
Agrefert aplicados en el riego en un total de 367 Kg/ha .
● El riego total durante toda la campaña fue de 360 mm .
Gracias al uso de Kilimo durante la campaña se informó
distintas variables como: a gua útil, NDVI,
Evapotranspiraciones y KC. Datos que le permitieron saber
cuándo y cuánto regar. En este caso en particular las lluvias
registradas desde la siembra (23/07/2019) hasta la cosecha
(19/11/2019), fueron de un total de 95 mm , por lo que el riego complementario se volvió un factor determinante.

Para regar lo necesario, el agricultor siguió las recomendaciones del sistema de Kilimo. Estas recomendaciones le indican cuándo regar y en qué cantidad , considerando la demanda del cultivo, evitando su estrés hídrico y siempre por encima del límite del umbral establecido con el agricultor.

Estas recomendaciones se basan en un cálculo que considera 3 variables principales:
● Información Satelital: que indica el NDVI y datos del desarrollo foliar;
● Datos del Suelo : constantes hídricas y gravimetrías periódicas;
● Datos Meteorológicos: lluvias y consumo por evapotranspiración, entre otros.

CONCLUSIONES:

Si bien los rindes no tienen un modelo replicable dado que dependen de numerosas variables específicas en cada caso, es seguro que la adopción generalizada de tecnologías (de insumos, procesos) y de buenas prácticas que hacen a los rindes potenciales, incrementará los rindes observados.
Producir con un sistema de riego es un factor sin dudas determinante para obtener rindes superiores a los que se podrían lograr en un sistema en secano (sobre todo en regiones de poca precipitación y alta demanda ambiental). Un sistema que opera bajo riego pasa a estar sobre una curva de rindes tendenciales superior a la de un sistema que opera en secano.
Será tarea del agricultor:
● Tener consciencia de la eficiencia: orientar los esfuerzos a producir la mayor cantidad de granos por hectárea con el menor costo. Un buen manejo de recursos con el uso de densidades de siembras, aplicaciones variables, balances hídricos, entre otros, permitirá lograr altos niveles de eficiencia.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.