A paso firme, el maíz busca ir más allá de los límites

Cosecha histórica (más de 48 millones de toneladas para grano comercial) y exportación récord (cercana a 32 millones de toneladas). Solo por esos indicadores, el maíz afronta un año a ganador tras la sequía del ciclo agrícola pasado.

En el frente interno, los más de 17 millones de toneladas de consumo que se lleva el cereal representan una oportunidad para seguir expandiendo el cultivo. No solo en las zonas tradicionales para el cultivo, sino en nuevas como en Misiones, el nordeste de Corrientes o en la Patagonia. El caso de Misiones puede ser una especie de nueva tierra prometida porque tiene 400.000 hectáreas ociosas, según se conoció en el congreso, y porque además está a un paso de Santa Catarina, un estado brasileño que debe comprar fuera de su territorio más de 3,5 millones de toneladas.

También están las oportunidades para transformarlo en energía, donde para etanol ya requiere 1,5 millones de toneladas.

Pero «El despegue internacional», el lema que llevó el congreso Maizar 2019, organizado por la Asociación Argentina de Maíz y Sorgo, invita a poner la mirada sobre los distintos mercados. ¿Cuánto más puede crecer el país en el concierto internacional? ¿Cómo hacerlo tanto con grano como con productos transformados?

La Argentina exportaba a 88 destinos en 2002/2003 y en el ciclo pasado ese número ya era de 121. Vietnam estaban en el primer podio de compradores con el 20% del total vendido, luego le seguía Argelia con un 15% y Egipto en tercer lugar, con 11 por ciento. Se trata de datos que expuso en el congreso Juan Pablo Gianatiempo, economista de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

«Nos estimula a trabajar en la exportación de maíz y los productos de la cadena de valor, así como en aumentar el procesamiento interno. Exportar e industrializar no conforman una antítesis, sino que van de la mano», remarcó Alberto Morelli, presidente de Maizar, tras destacar la cosecha de este año.

 
Gustavo Idígoras, Alberto Morelli y el jefe de Gabinete de la Secretaría de Agroindustria, Santiago del Solar
Gustavo Idígoras, Alberto Morelli y el jefe de Gabinete de la Secretaría de Agroindustria, Santiago del Solar

«Vamos a romper el récord histórico de exportación, cerca de los 32 millones de toneladas; competiremos palmo a palmo con Brasil para ver quién será el segundo exportador mundial de maíz», agregó Gustavo Idígoras, presidente del Congreso Maizar 2019, a la hora de trazar la expectativa de la cadena por la performance exportadora.

La Argentina no está sola como exportadora, sino que lo debe hacer con países que vienen registrando una fuerte expansión. Entre 2008 y 2018, la tasa de crecimiento anual de las exportaciones en el mundo se ubicó en el 7%.

Por países, se destacó Rusia con un 33%, luego Ucrania con un 18%, Brasil con un 13%, la Argentina con un 8% y más abajo estuvo Estados Unidos, el principal jugador global, con un 4 por ciento. Los cinco países mencionados concentran el 91 por ciento de las exportaciones mundiales del cereal.

«Tenemos que pensar qué hacer con ese maíz (mientras continúe la expansión) y una salida puede ser la transformación en carnes, energía», apuntó a la nacion Agustín Tejeda, gerente de Estudios Económicos de la Bolsa de Cereales porteña.

Claramente se trata de ver qué dinámica tiene el mercado internacional no solo por el lado de los exportadores, sino también de los clientes. Respecto de esto último, entre 2008 y 2018 China registró un crecimiento del 31%, Vietnam 30%, Arabia Saudita 12%, Irán 11%, México 9%, Argelia 7%, Egipto también 7%, Colombia un 6% y Corea del Sur un 3%. El promedio de crecimiento de las importaciones globales fue, en tanto, un 7 por ciento.

Lo de China es un caso llamativo. Es el país que más ayudas otorga a sus productores de maíz. Según las cifras que mostró Nelson Illescas, de la Fundación INAI, en promedio del período 2015/2017 China otorgó a sus productores ayudas por US$15.724 millones, una cifra que en valor representa la mitad de las exportaciones agroindustriales de la Argentina.

Así como el desafío es estar atentos a la dinámica del mercado tanto en materia de exportación como de importación, otro punto no menor es ver la dinámica de lo que ocurre en materia de negociaciones internacionales.

De esto sabe la Argentina por cómo perdió terreno ante Estados Unidos en Colombia y Perú.

Si bien el maíz nacional puede entrar por ejemplo a Colombia con 0% de aranceles, hay una banda de precios por debajo de la cual se activa lo que termina siendo un arancel restrictivo.

EE.UU. negoció vender sin aranceles y sin esa banda. Antes del acuerdo de libre comercio con EE.UU., en 2012, Colombia le compraba a la Argentina entre 2 y 2,5 millones de toneladas. Ese mercado ahora se perdió y lo ganó EE.UU. En tanto, Perú antes compraba a la Argentina 1 millón de toneladas, según detalló Illescas.

 
Marisa Bircher, secretaria de Comercio Exterior: "Los acuerdos que tiene el Mercosur se ampliarían del 9 al 30% del PBI"
Marisa Bircher, secretaria de Comercio Exterior: «Los acuerdos que tiene el Mercosur se ampliarían del 9 al 30% del PBI»

En cuanto a Colombia, los exportadores esperan que el maíz esté en el centro de las conversaciones que tendrán el presidente Mauricio Macri y su par de Colombia, Iván Duque, en la visita que hará este último a la Argentina el 10 de junio próximo. La Argentina pide una cuota de dos millones de toneladas.

Además, según señaló Idígoras, el país tiene expectativas de abrir el mercado mexicano. Marisa Bircher, secretaria de Comercio Exterior, dijo que con ese país se está discutiendo un amplio acuerdo de libre comercio.

En tanto, según señaló la funcionaria, a fin de este año o principios de 2020 el Mercosur podría cerrar tres acuerdos de libre comercio con la Unión Europea, Canadá y la Efta (Noruega y Suiza, entre otros).

Más allá de que el foco está puesto sobre el despegue internacional, en la cadena también están alertas a cuestiones que la afectan, como las retenciones y la decisión del Gobierno de modificar la fórmula para el etanol.

«Las retenciones atentan de forma permanente contra el normal desempeño de la actividad al generar desconfianza e incertidumbre», expresó Morelli.

Los factores que influyen a nivel global

Con una demanda mundial en crecimiento y una producción de maíz en Estados Unidos que podría verse afectada por problemas climáticos, la Argentina tiene por delante un escenario extraordinario en términos de demanda y de precios.

Esa fue una de las conclusiones a las que llegó Ricardo Passero, senior Risk Manager Consultant-INTL FCStone, en el Congreso Maizar 2019.

«Lo vimos en marzo y en abril pasado. El país tiene una producción creciente en un mercado que es aún más demandante y donde el principal productor (por EE.UU.) está en problemas. La única amenaza es el brote de gripe porcina africana en China. Pero la Argentina no va a verse afectada», señaló.

 
Federico Pinedo, presidente provisional del Senado:"Los gobernantes tienen que garantizar el largo plazo, la previsibilidad"
Federico Pinedo, presidente provisional del Senado:»Los gobernantes tienen que garantizar el largo plazo, la previsibilidad»

En cuanto al conflicto entre China y Estados Unidos, el profesional sostuvo que tiene una incidencia disruptiva importante que traspasa al mercado internacional. «Veo difícil la posibilidad de un acuerdo entre ambos países en el corto plazo», explicó.

Por su parte, el brasileño Cesário Ramalho da Silva, vicepresidente de Abramilho y presidente de Maizall, dio detalles de la situación política que atraviesa su país e hizo un paralelismo con la Argentina.

«Estamos pasando de un gobierno de centroizquierda a uno de derecha, al igual que su país (por la Argentina). Es un momento difícil para la política económica brasileña. Pero si queremos ser una economía seria debemos hacer una reforma previsional porque hay un déficit fiscal significativo», precisó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.