La FAA reclama la actualización del fondo de emergencia agropecuaria

Carlos Achetoni, presidente de FAA, dijo que “con muy poco de las divisas extra que va haber por los commodities se puede hacer una variación en el volumen del fondo”

El Consejo Directivo de la Federación Agraria Argentina (FAA) reclamó la actualización del fondo de emergencia agropecuaria, “que desde 2009 continúa en los $500 millones, cuando el dólar estaba a $3,80″.

En este sentido, indicó que solo actualizando esos fondos la declaración de emergencia ayudará a los productores más chicos y “dejará de ser una mera declaración testimonial, como lo es ahora, porque no tiene incidencia real”.

Carlos Achetoni, presidente de la entidad ruralista, señaló que “hoy el fondo debería ser de $12.000 millones”. Indicó: “El Gobierno debe entender la situación que atraviesan las economías regionales, donde sin cosecha atraviesan una situación de quebranto. Hay que asistirlos para que sigan siendo el motor de desarrollo. Con muy poco de las divisas extra que va haber por los commodities, se puede hacer una variación en el volumen del fondo, si no serán muchos los productores que quedarán fuera de circuito”, indicó.

“Además, necesitamos un seguro de multirriesgo que tenga una fuerte presencia estatal, donde los productores tomen seguros de cobertura que le den garantía de producción. Se han retraído muchísimo las producciones regionales, debe haber una seguridad de inversión que las incentive”, agregó.

En este contexto, remarcó el impacto de la inflación sobre los costos de los pequeños productores. “Los insumos han adquirido un valor en dólares proporcional al valor de la soja en productos que nada tienen con ese sector, que son regionales y que se venden en el mercado interno en pesos”, dijo.

Asimismo, los federados manifestaron que esta actualización del fondo de emergencia “debe acompañarse de financiamiento adecuado a tasa 0, que permita la reactivación de las producciones en economías regionales, así como también el acceso a un seguro multirriesgo que dé garantías de inversión a los productores”.

Por otra parte, reiteraron que los productores no son formadores de precios, “sino que son rehenes de las distorsiones y el abuso de posición dominante de la cadena, lo que da por tierra los argumentos esgrimidos por quienes buscaron elevar retenciones al trigo o al maíz, basándose en premisas falsas”.

Por último, en el encuentro se expresó la preocupación por la modificación para el Impuestos a las Ganancias que impulsa el Gobierno para las empresas y se reiteró “la necesidad de que se eleve el mínimo no imponible de ganancias para dar progresividad y escalonamiento impositivo, que permita proteger a los productores de menor escala”.

“Es uno de los impuestos más justos pero que sino se actualiza y se elevan los pisos de manera progresiva lo equitativo que tiene se pierde. No es justo que un productor chico pague lo mismo que uno grande. Hoy con pequeñas ventas, un pequeño productor ya paga. Es crucial que haya una correlación en esa escala”, remarcó Achetoni.

LA NACION/ CAMPO

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.