Sin lluvias a la vistas, se espera un fuerte golpe productivo en maíz y soja

21

En la última semana los ingenieros coinciden en que el panorama dio un vuelco en la región núcleo y da miedo ver el estado actual de los lotes. Hay un 25% del maíz regular a malo y un 15% de la soja de primera regular.

“Tendría que llover algo el primero de año para comenzar el alivio de situación” 50 mm se necesitan para aliviar la situación de stress termohídrico de la región. Ingenieros y productores del área en todo momento hablan de las lluvias del fin de
semana. Hay una enorme expectativa: “si se dan, mejoraría todo”, dicen. Pero, ¿va a llover? Sí, el
problema es que no será lo que se espera. “Habrá fenómenos aislados y erráticos con grandes diferencias
de registros en zonas muy acotadas”, dice Elorriaga. Aiello lo afirma: “los próximos diez días no aportarán una
oferta de agua que satisfaga los requerimientos de la región núcleo. El primer día del 2022 aumentarán las
condiciones de inestabilidad y pueden desarrollarse algunos fenómenos menores pero muy puntuales y poco
generalizados en cobertura y volumen”. La NOAA proyecta hasta el 8 de enero para la región central 5 a 15 mm con los mayores concentrados sobre el norte de La Pampa, lluvias que se han concretado desde la tarde del día 29, y
que indican que el pronóstico tendería a cumplirse.
Lamentablemente, de cumplirse este pronóstico, el mayor grado de sequía que en este momento afecta al 27%
del área pasaría a dominar sobre el 62% de la región.
Esta es la situación que está poniendo nervioso al sector: en el corto plazo no hay a la vista una salida
favorable de esta situación de grave estrés termohídirico.
¿Por qué no llueve?
“La primera década del diciembre apenas totalizó la tercera parte de los registros en igual periodo de
noviembre”, púntualiza Elorriaga. La región debería recibir 45 a 75 mm según la estadística de los últimos
30 años analizando el periodo del 27/12 al 10/1 y no los 5 a 15 mm que se proyectan. Aiello explica que un
efecto muy adverso ha sido el posicionamiento actual del anticiclón semipermanente del Atlántico: “está mucho
más cerca de lo habitual de las costas bonaerenses. El sistema de alta presión que se instaló sobre el centro
del país debilitó el avance de las precipitaciones desde el oeste hacia el este de la región pampeana. Desde el
primer día del mes, este bloqueo concentró las precipitaciones sobre el sudoeste de la región
pampeana”.

Punto de giro para la campaña: ante las puertas de un gran golpe productivo en la región
En la última recorrida semanal los ingenieros de la región coinciden en que el panorama dio un vuelco y da miedo
ver el estado actual de los lotes. Altísimas temperaturas, sin lluvias a la vista y reservas hídricas
agotándose; el efecto de este combo letal saltó a la vista en los últimos días. Pero el cultivo que más
preocupa ahora es el maíz. El 75% de los suelos de la región núcleo ya está en condiciones de escasez de agua y sequía y el cultivo atraviesa su período crítico. Los asesores están muy preocupados, sin el efecto de la napa de años anteriores el
agua de los suelos se agota: los maíces se están manteniendo con las últimas precipitaciones importantes,
las de noviembre, ya que en la mitad este de la región las lluvias mensuales de diciembre no llegan a los 50 mm.
Maíz de primera: siembras tardías, las de menos chances El cultivo tiene diferentes estrategias para sortear el efecto
de las temperaturas extremas y la falta de agua: acartuchamiento de hojas y removilización del nitrógeno
de las hojas inferiores (amarillamiento y secado foliar), priorizando la formación del grano. Sin embargo, ya se
evidencian síntomas como reabsorción de granos y fallas en el cuajado. Es por eso que ya hay pérdidas de
rindes. Los asesores diferencian entre las siembras de septiembre y octubre. “Los cuadros de septiembre están
aguantando. Se están manteniendo con lo que queda de las lluvias de noviembre. La seca los agarra con el periodo
crítico avanzado. Sí van a resentir el peso de los granos”.
Los más problemáticos son los de octubre: “comienzan el periodo crítico muy estresados y se afectaría el cuajado,
es decir el número de granos” explican en Corral de Bustos.
El este está peor: ya hay pérdidas de rindes maiceros de 20 a 25% y lotes perdidos por el calor extremo
En el este, diciembre dejó menos agua y en Cañada Rosquín ya estiman pérdidas de un 20 a 25%.
“Los sembrados entre fin de agosto y el 15 de septiembre, que están en mejores condiciones, pueden
llegar a rendir de 80 a 90 qq/ha, alguno más, pero el año pasado
rindieron 130 qq/ha. Los sembrados en octubre están muy complicados. Ya estiman rindes de
60 a 80 qq/ha. Allí, explican: cuando se producen temperaturas tan altas, la removilización (del nitrógeno de hojas basales) no se produce y se empiezan a quemar las hojas debajo de la espiga. Por lo tanto, termina el ciclo del cultivo. Y
agregan: en muchos lotes de establecimientos mixtos ya hay lotes que por esta causa se van a picar para
tambo”.

“La napa va a extrañarse este año…”
En Pergamino recuerdan cuando medían napa la napa el año pasado en estas fechas y la observaban a 2,2 metros;
“este año está a 3,6 m de profundidad”, dicen hoy. En Colón puede encontrarse entre los 3 a 5 metros y los
técnicos son muy claros: “el panorama es muy delicado. Solo contamos con lo que queda de las últimas lluvias
de noviembre; en diciembre no superamos los 30 mm. La gravedad radica en las altas temperaturas y la falta
de agua que no tiene fecha de vencimiento. En los lotes maiceros de menor calidad, se observa senescencia
desde la base al ápice de las plantas. Al momento podemos estimar reducciones de potencial del 20%. Pero de no llover en estos días serán mayores”, explican. Desde San Antonio de Areco advierten una situación similar: “ya
se observan síntomas de secado de hojas basales en maíz. Si no llueve en estos días, los síntomas empezaran a
generalizarse. Puede revertirse la situación, solo si esto (el calor y la falta de agua) para en dos días”. En Pergamino
concluyen: los lugares que recibieron más agua tienen una semana más. Después no hay más”.
En casi una semana se pasó a tener un 25% de lotes de maíz regulares a malos
Como resultado de todo esto, ya hay 330.000 hectáreas pasaron a estado regular y 50.000 hectáreas se
encuentran en malas condiciones. Lo que llama la atención es que el cambio de condición se produjo de
una manera drástica, ya que hace dos semanas todos los cuadros de maíz estaban entre buenas a muy
buenas condiciones. El único sector de la región que presenta condiciones de humedad adecuadas para
atravesar el periodo crítico, sin mayores inconvenientes es el suroeste, en la intersección de las provincias de
Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.
¿Qué pasa con la soja?
El 15% de la soja de primera está regular: son los lotes sembrados más tarde o los cultivados en suelos de inferior
calidad o los más enmalezados. La mayoría de los lotes de la región núcleo se encuentran en floración y unos pocos
comienzan a formar chauchas. Por las altas temperaturas, el cultivo durante el día cierra sus estomas y detiene su
crecimiento. En Cañada Rosquin las plantas miden de 30 a 40 cm. En la región se ven lotes con manchones por
estrés termo-hídrico. Hay pérdidas de hojas inferiores y aborto de flores. Aumenta la preocupación por la escalada de las plagas asociadas a la sequía, como arañuelas y trips En Pergamino hay una alta presión de
oruga bolillera, “no la podemos parar”, dicen. En unos días más el cultivo ingresará en su etapa más crítica, por lo
que la demanda de agua será mayor. De continuar con la sequía no habrá vuelta atrás: el potencial de rinde se
reducirá.
La soja de segunda está perdiendo plantas La gran extracción de nutrientes y agua por el trigo
sembrado anteriormente dejo con poca humedad a la oleaginosa de segunda. Si bien el consumo de agua es
bajo, ya que el cultivo está en etapas vegetativas, hay lotes que se ven con manchones más deteriorados y pérdida
de área foliar y muerte de plantas. Por la falta de agua y las altas temperaturas se ven nacimientos
desparejos. En Teodelina, en el suelo se midieron 50°C, por lo que la soja nace y se quema. Hacia el sureste de
Santa Fe, como en Bigand, y noreste bonaerense, como Pergamino, las lluvias de mediados de diciembre
permitieron darle un empujón al cultivo, por lo que se la ve menos dañada. Al igual que la de primera, solo una
lluvia por estos días detendrá el deterioro del cultivo.

Fuente: GEA. Guía Estratégica para el Agro. BCR

Foto: Villa del Rosario Net